Audio

Tracklist [II]

La música crea espacios más allá de lo tangible y sus entreverados “lo que sea” que complejizan todo. Por eso esta entrada se llama “tracklist”. Midiendo el tiempo en canciones aleatorias, simplemente me puse a vomitar.

http://www.goear.com/playlist/7a220a3/tracklist-ii

No sé a propósito de qué era que tenía que sentarme a escribir una entrada o, en su defecto, un block de notas o un cuaderno -sí, lápiz y papel, a la vieja usanza. La cosa es que, luego de lidiar largamente con la impresora, mi madre, la gata, la sed, el cansancio y las goteras; por fin he podido volver a la silla del pc, no sin antes robarme una lemon de la cocina. Porque quería escribir algo, sólo eso. Ni siquiera sé bien qué.
Llevo varios segundos, sino minutos, tratando de recordar que quería decir. Pero la verdad se reduce a las ganas que tengo en este preciso instante de decir cosas, independiente de cuánto sentido tengan en realidad. La cosa es decir y decir, como en otra época, en otro espacio virtual, en otras circunstancias de la vida y, definitivamente, cuando Nico-san no existía.
En ese sentido, escuchar Within Temptation ayuda bastante, aunque sea el mini compilado del mp3. Podría poner los otros archivos del pc, pero en verdad sólo quiero escuchar los que me gustan. Jejeje, me siento como una escritora de esas que salen en las películas ambientadas en el periodo de entreguerras, que frente a una maquina de escribir -tatarabuela de los notebooks, evidentemente- y un café o una cerveza, golpeteaban las duras teclas, hoy suaves botones. Es una suave sensación, sí que sí, casi volar sin volarse.
Esta semana oficialmente estoy en clases, y me doy cuenta que no quería volver a la rutina de la Universidad. Hay muchas cosas que quiero hacer y el sólo hecho de entrar a la extravagante facu ya me quita un poco las ganas. No obstante, este año pareciese ser mi año, o así lo presiento. Ya desde los sueños extraños que tengo desde que llegué del mochileo hasta… ¿cómo decirlo? esa sensación media winner pero a la vez tan loser que a veces me siento al borde de un magnífico Forever Alone. ¡Esa puta sensación! De verdad, no tiene nombre ni sobrenombre, sólo está ahí.
Y bueh, ese no es ni el principio de los problemas, mi ego infame que sólo me hace decir YO YO YO YO YO YO YO YO YO… un mal hábito adquirido luego de compartir un año y medio con personas que lo padecen de forma crónica. Es como un cáncer que mata tu verdadero ser hasta reducirlo al pronombre de la primera persona singular. ¡Menudo coñazo! Y todo partió porque yo no me tenía fé. Ahora me tengo un poco -sólo un poco, tan poco que apenas si distingo la diferencia- un poco más de fé y el ego se me fue a lo que se conoce popularmente como la chucha de la loma. Entonces tienes que desencumbrar el volantín, rodar cuesta abajo y no dejar de aletear, todo al mismo tiempo mientras tratas de no salir de la estrecha y segura brecha que hay entre el huracán y las turbulencias.
Una gran poderosa y monumental mierda.
En fin, no es la primera vez que tengo que lidiar conmigo misma, sino, remitase a cierto tatuaje que yace en alguna parte de mi cuerpo. Y nada, ahora quiero gritar. Por suerte mañana tengo clases en la tarde, así podré huir en la mañana, hacer trámites, estudiar, dormir y ser feliz en la soledad de los castigados de la facu. Sólo faltaría el picadillo y una lemon, como la que tengo ahora a mi lado…
Conversando con Tapir, mi “madre”, le confesé que algo se rompió en mi en ese viaje -metafóricamente hablando, claro- y eso me hizo notar la mierda de persona que soy a pesar de todo. No quiero justificarme, ¡no! Lo que trato de decir es que sé cuán ‘buena‘ y cuán ‘mala‘ soy, sólo que me sorprendió darme cuenta de ello. Es como cuando notas algo obvio que siempre estuvo allí pero que nunca prestaste atención. Pero… eso.
Y si estoy aquí, frente a una pantalla, sola, confesándole mis rollos a un puñado de desconocidos que por cosas del destino, la curiosidad, la causalidad y la casualidad se tropezaron con este rincón autorizado para recibir toda clase de puteadas y descargos y comentarios de infinitos calibres; es lisa y llanamente porque soy incapaz de decirlo a la cara de nadie. Ni al teléfono ni al msn ni al mensajito de feisbuk. Nada de eso. Una entrada y ya, en cierta medida incluso es más higiénico.
Aún me queda lemon. Pensé que me quedaba menos… Y sí, así como noté lo de la lemon, así me di cuenta de mis rollos cuáticos existenciales personales psicoconspirativos y la ctm. Y lo más cuático es que hay salida… ¡Hay salida! No sólo eso, sino que casi todo lo que creía de una forma, resultó de otra. Y ahora el orden de mi mundo es un total desastre, no consigo dar pie con bola y sólo soy capaz de retroceder 10 años por lo menos y ver dragon ball hasta llorar. Sí, llorar de felicidad, emoción, tristeza y todo ese exquisito banquete de emociones que todavía me arranca la fabulosa serie de Akira Toriyama.
Uy, que me acorde de esa caca malnacida de Dragon Ball Evolution. Putos de la Fox, siempre cagándola…
Soy un poco más libre. No más aliviada, pero si más libre. Redactar estupideces como esta me ordena la cabeza, no cabe duda. El otro día leía (más) estupideces que usé para ordenar mi mente y… nada… me dan vergüenza, no entiendo como en algún momento me arrastré tanto, me dejé basurear por terceros y por mi misma. En fin, la historia de mi vida. Quizás, en mi lecho agónico, deba redactar alguna cosa que se llame “Guía de lo que usted NO debe permitir ni permitirse”. Como un libraco de autoayuda pero mejor. Cualquier cosa es mejor que un libro de autoayuda, valga decirlo… bueno, salvo Dragon Ball Evolution, el reggeton y el color rosado; que son definitiva e infinitamente peor.
Quiero soñar. Y estar ahí, entre las nubes, el lago, las estrellas y el desierto.
¡Quiero estar ahí otra vez!
Y me callo antes que sobre mi cuello se pose la traición misma. Pues ustedes, lectores, en este punto (si es que llegaron hasta aquí) ya no saben que coño estoy hablando y, bueh, tampoco pretendo aclararlo. Es personal y, bueh, hay gente que no entiende eso, cree que es llegar y abrir la boca como si abrir el corazón fuera igual de sencillo. Esa gente debe desaparecer de mi vida y la desecho, aunque suene manipulador y cínico. Pero ¿saben qué? A estas alturas del partido vivir se ha vuelto una guerra constante con la gente de mierda, rodearse de alguien que valga es tan dificil que a veces dan ganas de renunciar… que en realidad es peor aún. Bien dice Sartre que el infierno son los otros, la gente, ¡la gente! ¡la maldita gente! Si somos una plaga debería abrirse temporada de caza de humanos, igual como lo hacen con los conejos, los zorzales, los castores, y otros bicharracos.
Me queda la p de lemon. Salud.
.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s