Cita

esto de no saber qué pasa

Y al asunto este, la primera pregunta me respondió así:

(…)
-Sí compañero, amigo, hermano, padre, tú nos abriste los ojos. ¡Y por eso declaramos la huelga!
-¡¡¡Arriba la huelga!!! ¡¡¡Abajo los explotadores!!!
-Una explosión de gas grisú ha destrozado a quinientos mineros. No por descuido sino por carencia de material apropiado. Hemos tratado infructuosamente, durante años, de mejorar nuestro nivel de vida. Mal comido, mal vestidos, mal cobijados, balanceados a la menor protesta, ya no damos más. Hemos dejado de trabajar a las cinco de la tarde. Aviones, tanques y ejército vienen en camino. Éstabamos dispuestos a dejarnos matar sin que nadie lo supiera. ¿Para qué continuar una vida que no es vida? Pero llegaste tú, Juan Neruña…
-¡¡¡Tú llegaste, Juan Neruña!!!
-Y contigo vino la voz, la protesta. Dicen que en el exilio compusiste un canto al minero. ¡Queremos oírlo!
-¡¡¡Queremos oírlo, Juan Neruña!!! -repitió el coro blandiendo sus antorchas.
-¡Queremos grabarlo en nuestros corazones! ¡Queremos enviarlo a cada campo minero para que la huelga se extienda a escala nacional! ¡Si nos das tu poema, no moriremos en vano!
(…)

y también así:

(…) ¿Recitar? ¿Qué? ¿Cómo? Toda su poesía había sido una ilusión. A punta de amontonar palabras raras sacadas del diccionario se sintió literato… Y, evidentemente, la fama de Neruña le dio una coz. Así empezó la comedia donde el Destino se encargó de rajarle la máscara. ¿Quiso ser perseguido? Lo persiguieron. ¿Quiso ser famoso? Lo conocieron. ¿Envidió al poeta nacional? Lo convirtieron en Juan Neruña. Y ahora estaba donde siempre soñó estar, con el mejor de los públicos, allí, ante él, esperando un milagro de un canto que no le pertenecía… En ese momento no cabían las culteranadas como: Gamoséfalo y romo en tu dundo escarceo lanzas miramolinesmanjaferros en la andorga combada de la grey fililí que te llama Épsilon… ¡Tanto que criticó a Neruña! Y ahora que estaba en su sitio se daba cuenta que para permanecer allí se necesitaba un talento al que él con su musa artrítica no podía aspirar… Vergüenza… Merecía que lo descuartizaran… Engreído… Incapaz… Nulo…
-Vamos compañero… Éste es el gran cuándo… -le murmuró el cojo Valdivia-. No se raje… Ahora sí que puede hacer algo útil… ¡Atrévase!
-¡No puedo!
-¡Trate!
-Soy una mierda. Perdóneme.
-Cobarde es lo que es…
-Seré cobarde pero no poeta.
-Sí lo es…
-Nulo.
(…)

Pero no era suficiente. Necesitaba que el asunto fuese nuevamente examinado. Y esto fue lo que obtuve:

(…)
-¡Basta! ¡Tengo algo que decir!
-Lo siento. Como se acabó el cuaderno, lo eximo de declarar. Cerrada la sesión.
-¡Pido juticia!
-Y le dije que el cuaderno se me acabó. No creo que podamos agregar un detalle nuevo al rapto…
-Escúcheme, por favorcito, mi teniente. ¿Acaso no oyó mi nombre? ¡Ne… pu… ce… no… Viiiñaaas! ¿Le recuerda algo?
-Oiga, a mi las viñas me recuerdan el blanco, el rosado y el tinto…
-¡Paco ignorante, el señor presidente don Gegé Vihuela me ha puesto fuera de la ley…!
-¡Y usted me ha puesto fuera de mí, flaco huevón! ¡Ya le dije que se acabó el cuaderno! ¡Si no se va de aquí le meto la nariz en el tintero!
Para que las cosas no empeoraran, el cojo se puso a imitar su loro y empujó al presidente hacia la injusta libertad de la calle.

y luego:
“Nunca me equivoco de camino, porque sólo marcho por amor a los pasos…”
Entrevista a Carlo Poncini
Revista Filosófica de Roma, 1930
Los escombros de El Arenal aún humeaban. El viento nocturno abría ojos escarlatas en la madera carbonizada. La cabeza de la Esfinge, llena de burbujas, semejaba un paisaje lunar… En el otro extremo del terreno, el circo también parecía arder. En cada butaca los payasos habían colocado una vela y en el centro de la pista un ataúd que contenía el cadáver de La Cabra, desnudo y con el sexo embadurnado de óleo verde en homenaje a Enanita.
(…)
Jodorowsky, A. (2007). El loro de siete lenguas, 1º edic, p. 174, 175, 262, 263. Buenos Aries: Editorial Sudamericana.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s