Presenciar la voz del ego y la envidia es siempre impactante, pero lo es aún más cuando se da entre personas que fueron -supuestamente- amigos y compañeros y, por cosas ajenas, se ven separados y puestos en “bandos” opuestos, los cuales -en teoría- tampoco existen. Más allá de mi postura al respecto de tales temas, me impactó muchísimo verlo y oírlo pues no era algo que esperaba de dichas personas; y lo que me chocó mucho más fue el odio, envidia y el despliegue de ego desmedido que se entreveía -fácilmente- en las palabras emitidas, en contradicción total y absoluta de los valores que -se supone- cultivan. 

Ellos pueden ser una cajas de pestilencias inimaginables.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s