Las porciones son para las tortas.

En el ámbito académico siempre se ven discordias, ya sea de rendimiento, de áreas de conocimiento, o incluso de cosas tan insulsas como el estrato social. Pero hay una rencilla en particular que creo una de las más rídiculas de todas, al menos mi área de letras: narrativa vs. lírica vs. teatro (y todo junto, vs. lingüística xD). Esta clase de subdivisiones del conocimiento, ha decir verdad, me parecen extremadamente estúpidas y anti-saber, pues intentar fragmetar los saberes (y limitarse a dicha división) que componen nuestro mundo es tan ridículo como intentar que los órganos del cuerpo funcionen por separado. Personas que constantemente clasifican y encasillan todo suelen ser las más intolerantes, las menos adaptativas. ¿Fuente? La observación puede dar mucho, a veces volver al inicio de las cosas permite una mejor persectiva, es sólo un ejercicio de reflexión. Ah, y lecturas, de todo, literalmente. Busquen sus propios libros y maestros para entenderlo, no le voy a dar papilla al mono.

En fin. Subdividir y, sobretodo, aferrarse a dicho esquema, es lo que ha llevado en gran parte a nuestra humanidad a ser la soberana mierda que es hoy. ¿Asiáticos, caucásicos, latinos, indígenas, africanos, mestizos, criollo, etc.? ¡Por favor! Todos son personas, ¿que tan distinto es un pakistaní de un aymara, o de un alemán? ¿Color de pelo? ¿Cultura? ¿Idioma? Esos detalles superficiales no son suficiente para que la subdivisión tenga algún otro valor que el didáctico. Otro ejemplo, ¿Psicología? ¿Ciencias Políticas? ¿Medicina? ¿Ingenería en Metalurgía? ¿Química? ¿Filosofía? ¿Artes? ¿Matemática? ¿Idiomas? ¡Por favor! Hablámos del quehacer humano, no se puede pretender que un químico no tenga nada que decir a la psicología, ni que un filosofo sólo de la hora en medicina. Es absurdo, totalmente absurdo, obsenamente ridículo. Una amiga médica se sorprendía porque una sicóloga hacía una investigación acerca de cómo el desamparo que provocaba el hecho de que la legislación de su país no se ocupara de problemas referentes a las mujeres era el causal de la depresión de un gran número de ellas, me decía que cómo era posible que una “científica” fuera capaz de conectar dos temas totalmente ajenos entre sí (salud mental y derechos). Y bueno, traté de no enojarme con ella por pensar así, pero debo decir que mi reacción bien puede clasificarse como que “se me cayó el pelo” al oírla. ¿En serio? ¿Una doctora asumiendo abiertamente que los campos de conocimientos están aislados entre sí, y que así deben permanecer? ¿Qué quedará para la persona promedio? Cuando lo recuerdo, aún siento deseos de practicarme un harakiri.

Esta mentalidad parcelada es la que impera en todo ámbito académico, entiendase escuelas, liceos, universidades y demases. Y es como ver la realidad por un espejo trizado, sin entender como cada parte de lo que vemos en realidad pertenece un ente completo, que todo se conecta, todo se relaciona. Es un problema cultural occidental, pues en la cultura oriental no es algo que se vea mucho (al menos hasta que empezó el proceso de “occidentalización”), nosotros, las sociedades culturalmente occidentales tendemos a ver las cosas dividas siempre, con el discurso “ahí no me meto, no es mi área/problema/conocimiento”; como si el hecho de estar especializados en un punto específico del todo los inhabilitara para adentrarse en otros sectores del saber, en opinar desde su área o desde el sentido común. ¿Que un maestro de reiki no tiene nada que hacer con el trabajo de un técnico automotriz? Con el trabajo, claramente que sí, pero de que puede relacionar el reiki con el procesamiento de combustible para generar energía, y de allí gestar más conocimiento; es tremendamente válido y, sobretodo, entiende como todo lo que sucede hasta con la más mínima molécula de nuestro entorno tiene relación (más o menos directa) con lo que somos, con lo que fuimos, con lo que seremos.

Me he disgregado un poco explicando mi forma de entender el conocimiento y el rol práctico/didáctico (y ningún otro) de las subdivisiones. Quería referirme a mi opinión respecto a la rivalidad entre las sub-subdivisiones del área de las letras, una en las que me siento más cómoda y sin desmerecer a otras más ajenas que me intrigan de igual manera. Entre los académicos es normal percibir cierta rivalidad cuando uno estudia algo del área literatura y otro que se enfoca en lingüísitca. Pero es algo meramente de diferencia de intereses, a veces de dinero (por el tema de los fondos concursables), pero nunca que se miren feo o hablen mal a las espaldas… bueno, que yo sepa. Tampoco pongo las manos al fuego xD. La cosa es de los estudiantes, de la manga de pendejos que viene con la mentalidad cuadrada y fragmentada en la que nos encajona la enseñanza regular. Obviamente yo también fui mechona y pendeja y también me compré la rivalidad de las partes del saber… pero ya no. Claro, conozco gente de mi generación que aún se abandera con estas estupideces, que me pone cara de espanto porque mi pololo estudia ingenería comercial y yo pedagogía en español, en fin… mentalmente los mando a chupar un huevo a su abuelo. Pero bueno, dentro de este grupito de estudiantes weones están los que, además, se creen superiores a sus compañeros porque ellos “no andan con mamonerías cursis” (refiriéndose a la lírica) o porque son “más profundo e intelectuales que un prosaico” (refiriéndose a la narrativa)… Y sin que el mundo académico les haya dado motivo alguno, me consta.

Antes de continuar, debo aclarar que no me refiero al área dramática no porque esté fuera de la pelea ficticia que los estudiantes se figuran en sus mentes… extrañas, sino porque a decir verdad me gusta tan poco el área dramática que ni siquiera he penetrado mayormente en las discusiones infantiles de “cual es mejor” donde se involucra. Lo que no quita que me llame la atención, o que me gusten textos dramáticos. No es ese el tema, si no más bien con el teatro, nunca he ido mucho al teatro y, cuando he ido, tampoco conecto mucho con la obra en sí y a veces pienso que la hubiese disfrutado más leyéndola e imaginando sus sucesos en mi mente. Y es verdad. Pero volviendo al tema, el asunto es… eso. Pendejos discutiendo cual de su futura área de especialización es mejor. (Acabo de recordar también los que dicen que el área didáctica es mejor, o el área de orientación. Tampoco me adentraré en ello, pues esas sí que son las discusiones más tiradas de las mechas que he visto. Mátenlos (?) ). Yo quiero especializarme en lo narrativo, mas no descarto (ni descartaré) lo lírico. El tema es el enfoque, lo que el texto me dice. Pero claro, la manga de retrasados no sé que pensará que atrincherándose los textos subirán de valor o no sé que mierda. Por favor, ya basta de ridiculeses.

Mi caso, como decía, es favor a la narrativa. No porque sea mejor, no porque la lírica es para maricas, no porque el teatro es latero, no porque la didáctica es ilusa, no porque la orientación -en contra de mis principios-  es funcional (pues deja plata).  NO. Quiero adentrarme en la narrativa porque sus textos, después de estudiarlos, siempre me dejan algo más que no vi, se enriquecen y rejuvenencen cada vez que les descubro algo nuevo, se actualizan ante mis ojos. Con la lírica no me pasa eso, es decir, al leerla puede llegar directo al centro de todo mi ser y hacer lo que se le antoje; pero al estudiarla, ver con detalle sus formas, sus metáforas, voy viendo como el poema se va cayendo en pedazos. Como una vivisección que termina con un montón de trozos de algo que estuvo vivo y pataleando mientra yo le cortaba sus partes, que examinaba en su agonía. Estudiar un poema, una obra lírica, un poemario; es un asesinato, no puedo ni quiero hacerlo. Prefiero leerlos, saborearlos, dejarlos hacer nido en las cuerdas de mi profundidad y que vivan allí. Que nadie los destruya. Yo no lo haré.

Y eso es todo. ¿Subdivisiones? ¿Rencillas? Nada de eso, vayan a jugar al monopoli o algo así, por favor ya no jodan al mundo, no lo confundan más con sus peleas de egos académicos. A nadie le importa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s