Balance de Desafíos Lectores 2015: DESAFÍO 3 – Diez clásicos

Como algunos desafíos lectores parece que los terminaré antes de fin de año, iré subiendo mis balances a medida que los termine. Obviamente, la fecha tope es el 31 de diciembre de 2015 a las 23:59, sin embargo es más práctico si voy subiendo desde ya algunas de mis impresiones. Si quieres ver como van los demás, haz click aquí o en la imagen debajo del bueno de Bolin. ;D

No me cabe duda que son muchas lecturas para un año, pero no tantas como para sentirme agobiada; al menos para mí, se necesita más de lo que he leído en este año hasta la fecha. Cada libro lo he disfrutado y saboreado a mi gusto, aunque quizás no le he dado mucho tiempo para asentarse adecuadamente cada uno, pero ello les abre la posibilidad de una segunda lectura. Es interesante el tema de la segunda lectura pues, cuando nos enfretamos al libro por primera vez, estamos ante el encuentro de nuestras expectativas vs. lo ofrecido por el autor, mientras que en la segunda lectura uno puede percatarse de cosas, situaciones, detalles, segundos sentidos que en la primera vez pudieron haberse pasado por alto precisamente por el constante choque entre lo que uno espera y lo que encuentra.

No obstante, antes de dedicarles unas líneas a algunos de los libros que ha pasado por mí en este período, quisiera evaluar a los desafíos en sí mismos como puntos de partida para buscar lecturas en el año. Para evaluarlos, he considerado usar una clasificación según la dificultad, al igual que en los videojuegos, pues de eso -se supone- que se trata esto: cuán difícil resulta encontrar el libro y, según sea el caso de cada lector, terminar de leerlo, leerlo a tiempo, enteder lo que leíste, etc. Entonces, la clasificación usada será:

  • Modo Principiante: Hasta un bebé puede hacerlo sin esfuerzo.
  • Modo Fácil: Te hace mover un poco, pero tampoco se siente desafiante.
  • Modo Normal: Dificultad media, presenta un grado de desafío aceptable, pero en ningún caso te hará preocupar.
  • Modo Difícil: Necesita de tu atención y concentración, ya sea en la búsqueda de los libros necesarios para cumplir la meta, o por las lecturas en sí misma. A ratos podría quitarte el sueño.
  • Modo Pesadilla: Casi como volver a la U, pero sin certámenes. Muchos libros por buscar y muchos por leer. Probablemente el tiempo apremia, te mantiene pendiente de lo que sigue en la lista.

El primero que he terminado fue el desafío 3, Diez Clásicos, cuyo balance pueden leer a continuación.


DESAFÍO 3: 10 clásicos

fd6f4-10clasicosPROGRESO A LA FECHA 21 DE DICIEMBRE DE 2015 (con las fechas de primera publicación/estreno)
1.- El enfermo imaginario – Molière (1673)
2.- La granja de los animales – George Orwell (1945)
3.- Romancero Gitano – Federico García Lorca (1928)
4.- 1984 – George Orwell (1949)
5.- Fausto – Goethe (Primera parte: 1806 – Segunda parte: 1832)
6.- En el camino – Jack Kerouac (1957)
7.- Prometeo encadenado – Esquilo (siglo IV a.C.)
8.- El sí de las niñas – Leandro Fernández de Moratín (1806)
9.- Matar un ruiseñor – Harper Lee (1960)
10.- SubSole – Baldomero Lillo (1907)
—–extras—–
11.- Rayuela – Julio Cortázar (1963)
12.- Tratado de la Elegancia – Honoré de Balzac (1830)
13.- Un mundo feliz – Aldous Huxley (1932)
14.- Bodas de sangre – Federico García Lorca (1933)
15.- La isla del Doctor Moreau – H. G. Wells (1896)
16.- El arte de la guerra – Sun Tzu (siglo IV a.C.)
17.- El lobo estepario – Herman Hesse (1928)

Número de libros re-leídos: 6 (El enfermo imaginario, El sí de las niñas, SubSole, Rayuela, Un mundo feliz, El lobo estepario)


Uno de los mejores desafíos, creo yo. Como expliqué al presentar el desafío, la paciencia que hay que tenerle a los clásicos es directamente proporcional a su antigüedad, aunque a veces a los más modernos hay que tenerles aún más paciencia según su grado de experimentación. Al menos así ha sido mi experiencia desde siempre. Y grata, no se crean que porque he dicho esto la experiencia ha sido mala, no.

El hecho que sean 10 clásicos y no más, es la primera ventaja. Si fuesen 5, sería una miseria, y 15 ya pondría más peliagudo el camino. Es el número preciso, al menos si estás haciendo más desafíos, como es mi caso, pues no será estresante. Si hiciese solamente el desafío de los 10 clásicos, también se me hubiesen hecho pocos. Lo justo, entonces, sería decir que este desafío se presenta en un modo Normal yendo a Difícil. Para desarrollarlo, debido a lo breve y poco explícito de la explicación, me fui a leer principalmente libros del canon literario, con uno que otro clásico de una cultura (por ejemplo, Matar un ruiseñor, clásico norteamericano), o clásico de un movimiento artístico-cultural (por ejemplo, En el camino, clásico de la generación beat), etc.

Solo tengo dos críticas que hacerle. La primera, el tope de año. 1950 no es un buen año para poner tope, puesto que deja fuera muchos clásicos posteriores, razón por la que lo corrí hasta 1970… y aún así me quedé corta. Un tope ideal, creo yo, sería 1990, pues así evitamos caer en alguna clase de “preferencia” por autor o libro que, por su poco tiempo de creación y exagerado boom mercantil, un lector menos crítico ya lo crea clásico (en el sentido más tradicional de la palabra: Dicho de un autor o de una obra: Que se tiene por modelo digno de imitación en cualquier arte o ciencia.). Quizás muchos digan “¡es muy encima!” pero estamos en el 2015, ¿que clase de lector negligente cree que los clásicos terminan con la Segunda Guerra Mundial?

La segunda crítica, es que pareciese que se pasa por alto el hecho que lo clásico no está definido ni delimitado, razón por la que, para dar algo de ecuanimidad en lo que se quiere que los participantes lean (en especial si son muy jóvenes, poco aficionados a la lectura o adictos a los best sellers), quizás sea conveniente que se presente algún parámetro de elección además del tope de año. Desconozco si fue traspié del autor del desafío o tal importante alcance se fue perdiendo a medida que el desafío viajaba de blog en blog. Pero como todo buen estudiante y profesor de literatura sabe, se considera un texto clásico al que es capaz de marcar pautas tanto en contenido como en forma, independiente si al momento de su publicación no le dieron bola. Y es que, como bien explica Italo Calvino en Por qué leer los clásicos y como insinué en la explicación del desafío, un clásico es, ante todo, un libro que puede ser leído y vuelto leer infinitas veces, pues su contenido da para que cada lectura siempre se sienta fresca y con algo nuevo que ofrecer, al punto que puede dotarse de autoridad para ser un modelo para la literatura futura, ya sea nivel universal o personal. Bien a modo universal o modo personal, esa es la naturaleza del clásico (a grandes rasgos), lo cual puede producir que, a nivel personal especialmente, hayan libros que a uno no le dejen nada y otras personas esos mismos libros, sin importar cuantas veces los lean, siempre les parecen frescos. El punto es que para este desafío, y como insinúa el tope de año, es muy probable que el autor haya pensado en el canon de clásicos universales antes que en los personales… pero olvidó explicitarlo. xD Es menester hacer la aclaración, aunque parezca obvia, pues hay clásicos personales, clásicos de un género, clásicos de una cultura, etc., etc. y no toda la gente es conciente de ello. Cuentas claras conservan la amistad. :v

¿Quieres saber más sobre qué es un clásico y porqué leerlos? Te recomiendo este video. Y para cerrar, el tema del desafío :3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s