Balance de Desafíos Lectores 2015: Desafío 1 – Desafío Curioso

Ya en el filo del acabose del año, subo nuevamente un balance de desafío lector y, espero, alcanzar a subir los demás antes del 2 de enero de 2016, fecha tope que me he dado en vista de las fiestas y demases. Aunque es necesario recordar que la fecha final sigue siendo el 31 de diciembre a las 23:59, publicar los resultados me tomará algo de tiempo por ser estas fechas algo convulsionadas, he ahí la razón de la pequeña prórroga. Por lo demás, pueden ir mirando los otros desafíos terminados aquí, aquí y aquí. Si quieres ver como van los demás, haz click aquí o en la imagen debajo del bueno de Bolin. ;D

Para evaluarlos, he considerado usar una clasificación según la dificultad, al igual que en los videojuegos, pues de eso -se supone- que se trata esto: cuán difícil resulta encontrar el libro y, según sea el caso de cada lector, terminar de leerlo, leerlo a tiempo, enteder lo que leíste, etc. Entonces, la clasificación usada será:

    • Modo Principiante: Hasta un bebé puede hacerlo sin esfuerzo.
    • Modo Fácil: Te hace mover un poco, pero tampoco se siente desafiante.
    • Modo Normal: Dificultad media, presenta un grado de desafío aceptable, pero en ningún caso te hará preocupar.
    • Modo Difícil: Necesita de tu atención y concentración, ya sea en la búsqueda de los libros necesarios para cumplir la meta, o por las lecturas en sí misma. A ratos podría quitarte el sueño.
    • Modo Pesadilla: Casi como volver a la U, pero sin certámenes. Muchos libros por buscar y muchos por leer. Probablemente el tiempo apremia, te mantiene pendiente de lo que sigue en la lista.

DESAFÍO 1: Desafío Curioso

PROGRESO AL 30 DE DICIEMBRE DE 2015
1. Libro en el que aparezca un perro : Roverandom – J.R.R. Tolkien, tenemos al protagonista el perro Roverandom y a los otros dos perros Rover (el de la Luna y el del Mar)
2. Libro que termine con la letra E: Un mundo feliz – Aldous Huxley, cito: “(…)después se detuvieron, y, al cabo de pocos segundos, giraron, con idéntica calma, hacia la izquierda: Sudsudoeste, Sur, Sudeste, Este
3. Libro con un personaje que use sombrero: El retrato de Dorian Gray – Oscar Wilde, Dorian usa sombreros, se indica especialmente en la escena en que se disfraza para ir a fumar opio al muelle.
4. Libro en el que se viaje de un continente a otro: Africanus, el hijo del cónsul – Santiago Posteguillo, viajes de África a Europa y vicecersa.
5. Libro que acabe en página impar: Ciencia Ficción Segunda Selección – Bob Leman, Kit Reed, Leo P. Kelley, Thomas Burnett Swann, Gerald Jonas, Gilbert Thomas, Robis Scott, el último cuento termina en la página 223.
6. Libro en el que un personaje use un paraguas: En el país del sol – José Juan Tablada, las “musumes” (en su traducción, “doncellas”) de Japón suelen usar paraguas y sombrillas tradicionales, hecho que el autor denota en especial cuando evoca la figura de LA musume, personaje frecuente encarnado en todas las musume con las que se encuentra en su viaje.
7. Libro en el que aparezca un gato: Una llave y un camino – Magdalena Petit, el gato montés del castillo de la Princesa Maravilla.
8. Libro en el que un personaje tenga o use una bicicleta: La granja de los animales – George Orwell, Whymper, el corredor -humano- de la granja Animal, tenía una bicicleta que usó en los primeros años que trabajó para Napoleón.
9. Libro con más de 555 páginas y menos de 666: Rayuela – Julio Cortázar, 634 páginas.
10. Libro con una flor en la portada: Doce cuentos peregrinos – Gabriel García Márquez, mi edición tiene en la portada la ilustración The Shrine de John William Waterhouse, en donde aparece una niña oliendo un ramillete de flores.
11. Libro en el que muera un personaje: Eugenia Grandet – Honoré de Balzac, una serie de muertes determinan el sino de su protagonista, desde la de su tío Guillermo hasta la de su esposo De Boufons, pasando por sus padres y otros personajes.
12. Libro con un título con más de 5 palabras: Balada de la cárcel de Reading – Oscar Wilde, 6 palabras en su título. (Para quienes no sepan, los artículos y preposiciones también son palabras.)
13. Libro que empiece con la letra A: ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? – Philip K. Dick, cito: “Auckland. Una tortuga que el capitán Cook obsequió al rey Tonga en 1777 falleció ayer…”
14. Libro en el que un personaje hable dos idiomas: El enfermo imaginario – Molière, Tomas Diafoirus habla latín, griego y francés, su idioma materno.
15. Libro con menos de 99 páginas: Cuentos. Una Selección – H.C. Andersen (seleccionado por Hans Voigt Steffensen), 70 páginas.
16. Libro en el que aparezca un pájaro: El sí de las niñas – Leandro Fernández de Moratín, se menciona la presencia del tordo de doña Irene, cuya jaula va y viene a lo largo de los actos.
17. Libro en el que un personaje sufra pesadillas: 1984 – George Orwell, Winston, a lo largo del libro, va teniendo diversos sueños y pesadillas.
18. Libro sin capítulos: Prometeo encadenado – Esquilo, transcurre en un sólo acto (que los actos vendrían a ser el equivalente de capítulos), por lo que no tiene “capítulos”, ya consta de una sola narración unitaria.
19. Libro en el que un personaje lea el periódico: Matar un ruiseñor – Harper Lee, Atticus leía el periódico todos los días.
20. Libro con un número en la portada o en el título: Diez grandes cuentos chinos – Yu Ta-Fu, Lao Sheh, Lu Sin, Mao Tun (seleccionado por Poli Délano)

Comodines
–> Libro que transcurra durante el otoño: El hobbit – J.R.R. Tolkien, si bien el viaje de Bilbo transcurre en un año con sus cuatro estaciones, la seguna mitad del libro (y del viaje) transcurre durante el otoño, por lo que considero que se puede decir que El Hobbit transcurre durante el otoño… y el verano, y menormente en invierno y primavera.
–> Libro en el que un personaje use anteojos: Ciencia Ficción Tercera Selección – Robert F. Young, Lloyd Biggle Jr., Phyllis Gotlieb, William E. Lee, Chad Oliver (seleccionado por Carlo Frabetti), el sr. Wilbings, del cuento “Y enseñar locamente”, usaba anteojos.
–> Libro con un animal en la portada: Cuentos de amor, locura y muerte – Horacio Quiroga, mi edición tiene un búho.


Bien. Como expliqué en el post de los desafíos, este tiene toda la culpa. xD Llegué al blog de la autora buscando información sobre la colección de Tolkien que LUN estaba vendiendo a precio accesible (ahora sí me acuerdo como llegué, ¡yay!), y de alguna forma terminé leyendo sobre su desafío lector. Lo leí completo, haciendo un poco oídos sordos a una de las Nico que gritaba cuán hipster (por decir lo menos) era sumarse a algo así, pero las demás Nicos la ignoraron y propusieron algo mejor: intentarlo. Y es que claro, como desafío, en realidad no planteaba una dificultad en modo Pesadilla, sino más bien en modo Normal, casi todo lo que mencionaba lo había encontrado alguna vez en un libro (a excepción, quizás, de los números de páginas y letras de inicio/final, más que nada porque no recordaba un detalle tan insignificante). Probablemente para otro tipo de lectores, este desafío debió haber sonado… desafiante, valga la redundancia, pero para mí en verdad me pareció una humorada de la cual valerme para leer por placer sin pensar en el tiempo, algo así como el empujoncito. Nada más. Y nada menos.

Sobre la presentación del desafío por la autora (quizás uno de los pocos al cual puedo hacerle este alcance, pues la mayoría no los tomé de sus blogs originales), es escueta y precisa, pero arrogante. Cito: “La idea es descubrir qué tan ingeniosos son los autores al presentar diversos elementos en sus obras.” Yo me pregunto, ¿Habrá el autor puesto a propósito ese sombrero en ese personaje para hacerlo original? ¿El autor, en un arranque de ingenio maestro, hizo que su libro terminara en página impar? ¿Con cuántos editores se habrá peleado para poder usar un animal en su portada? ¿Cuánta energía creativa debe haber utilizado para que la última palabra de su libro terminara precisamente en una E?

En verdad, decir eso es un acto de arrogancia del porte de Júpiter. ¿Que clase de lectora mediocre considera cualquiera de las consignas buscadas un acto de ingenio de parte del autor? Un autor decente creará el relato según lo que le salga de los putos huevos, lo que las musas, lo que sus propias expectativas del digan o los consejos e ideas que considere relevantes. Eso implica que tanto los personajes, sus atuendos, las palabras usadas, viajes (o ausencia de estos), etc. dependen de lo que el autor quiera contarnos; no de cuanto exprimió a las musas para demostrar cuán creativo es poniendo y re-poniedo cosas inútiles para el relato en sí. Porque, seamos honestos y honestas, las 23 consignas (incluyendo los comodines, claro está) son en su gran y amplia mayoría un puñado de superficialidades, de detalles insignificantes para el relato… a menos que, claro, en los libros que estés acostumbrado(a) a leer eso detalles sean más interesantes que la historia en sí. En consecuencia, es sumamente petulante, incluso se podría decir ignorante, de parte de la autora del blog decir que pretendamos ver que tan ingeniosos son los autores por algo tan azaroso como que el libro tenga entre 555 y 666 páginas. Si ella fuera mi alumna, le iría mal conmigo, pues es evidente que sus lecturas son superficiales y sus preferencias lectoras, de escasa profundidad. Nada inteligente podría salir de ahí.

Y que decir de las “clasificaciones”. No tengo nada en contra de las obras de Lewis Carroll, pero no se puede negar que el boom mediático que han tenido producto de la película de Tim Burton nos lleva irremediablemente hacia esa tribu urbana conocida como hipster en el mundo y shuper en Chile. Que mejor para un adolescente y adulto-joven-aún-adolescente que identificarse con los personajes de Alicia en el país de las maravillas para aparentar ser culto y alternativo. Y el café estarbuc, no olviden el estarbuc.

Antes que me acusen de cínica por haber hecho el desafío a pesar de la fuerte opinión que tengo del susodicho, quiero remitirme a los párrafos anteriores: ha tenido un fin meramente instrumental, del cual no siento que haya habido alguna clase de dificultad seria para mí. Y por eso lo hice, mas dudo que vuelva a hacer este desafío en particular, en tal caso prefiero buscar otro más incitador o yo hacer uno que esté más a mi gusto y altura. De hecho, muchos de los desafíos que he terminado antes que este me parecieron mucho más divertidos a pesar que también eran tremendamente superficiales (ejemplo: libros de colores, lee el nombre de tu blog, etc.), probablemente porque carecían del planteamiento pseudo-intelectual que se le intentó dar a este desafío en sí mismo al leer la explicación de la autora. Personalmente, no quiero parecer que recaigo toda mi mardá maligna en este desafío, pero desgraciadamente para el mismo, es el único que tomé de su blog original, por ende, no puedo saber si los otros fueron creados con la misma – voluntaria o no- altanería. Además, tampoco conozco a la autora personalmente como para decir que ella es una clase de snob petulante, pero sí afirmo que el planteamiento del desafío me dejó un regusto muy pero muy jactancioso.

Para cerrar, y siguiendo un poco el juego del desafío, he terminado como un muy digno Gato de Cheshire, gato que, por cierto, falta me hace para terminar el desafío de los Literagatos sin tener que pedirle prestado el gato negro a Poe. xD Pero bueno, eso se verá de aquí a mañana, que aún queda patria, compañeros.

PD: La canción del desafío para vuestro disfrute, a saber: Soñé que estabas justo sobre mí, de Los Tres ;)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s