el fin de la humanidad

– Es tan triste.
– ¿Qué cosa?
– El fin de la humanidad.
– ¿Quién te lo ha dicho?
– Me lo ha mostrado la muerte.
– …
– A veces viene y se mantiene a mi lado. O a mis espaldas. Viene la muerte y me enseña esas cosas que nadie quiere ver. Me recuerda a los que se fueron… y porqué se fueron.
– Quizás sea la luz de la tarde.
– Un té a la luz del atardecer.
– Sí.
– No.
– …
– No lo es. La humanidad morirá. Y al final nunca se detendrá en las cosas bellas que pudieron mantenerla a flote… y si lo hace, será demasiado tarde.
– ¿Cosas bellas?
– Un perro meneando la cola, una canción… una frase, un leño ardiendo…
– Una pintura.
– Un viaje, una reunión de amigos… o una taza de té al atardecer…

Anuncios
Estado

Solo vengo a decir que todo me chupa un huevo ahora mismo. Quisiera ganar dinero fácil, como la gente estúpida o deshonesta, pero sin la estupidez ni la deshonestidad.

Pero no se puede tenerlo todo en esta vida… la suerte es del que la tiene, no del que la desea… o yo soy una clase de perra desgraciada que nunca deja de desear cosas, que se yo…

Cuando me echen o salga de vacaciones (lo que ocurra primero) vendré a sacarle el polvo al blog, le hace falta un buen polvo, ya tu sae :v

ok, no, ignoren lo último y escuchen the misfits

chao (por ahora)

Del pelambre, brevemente.

He estado pensado en un hecho que es, a lo menos, curioso. Ellos, la gente, tienen la lengua muy afilada y, a pesar que el pelambre es una institución de la cual disfruto y también me cuido dentro de lo posible (el que no ha pelado y no ha sido pelado que lancé el primer pelambre… xD), creo que hay una distancia bastante ENORME entre comentar a hurtadillas las andanzas de fulano y mengano y creer que fulano y mengano son tal y cual cosa sólo en base de las apariencias de sus actos. Y quiero ser bien enfática en la palabra Apariencia pues, si bien nuestros actos pueden definirnos en gran medida, tampoco es que podamos juzgar a una persona sólamente en base a ellos. Las personas somos una red compleja, todos algunas vez han debido hacer algo que no desean por razones poderosas, o nos hemos equivocado y hemos hecho estupideces. Juzgar no es tan simple.

Creo que las personas de juicio fácil son, probablemente, las menos confiables. Son el tipo de persona que no tarda en etiquetarte y tratarte en base de esa etiqueta a pesar que, si alguna vez se toman la molestia de preguntarte o alguien más lo hace en su presencia, se enteran de la razón de porqué ocurrió tal y cual cosa, lo ignoran o lo toman como alguna clase de excusa. La pregunta es además de ¿por qué?, ¿Por qué el hecho va tener más peso argumentativo que a explicación del hecho? Y claro, hay mucha gente que usa excusas para justificar sus tonterías o faltas de tino, pero pongamos un ejemplo: Fulanito comió mucho, pero de pronto le sirvieron un bajativo en específico que le hizo sentir super mal y fue a vomitar al baño. Mengano trata a Fulanito de borracho incurable por esta anécdota, a pesar que Fulanito explicó que el trago le hizo sentirse horrible debido a sus problemas estomacales. Mengano sabe que Fulanito sufre problemas estomacales, sabe que ha visto al doctor por eso y que también debe medicarse de vez en cuando por la misma razón. Sin embargo, Mengano sigue afirmando que Fulanito es un borracho incurable a raíz de tal anécdota. Entonces, visto objetivamente es que, sí, Fulanito no debió beber el bajativo, pero eso no lo hace un borracho incurable, más aún si Mengano sabe la verdadera razón de los vómitos. En consecuencia, tenemos que Mengano es el amigo de mierda. xD

Yo personalmente me esfuerzo en no juzgar a la gente en base a sus andanzas sin conocerla, pues no me parece justo. Las personas siempre tienen razones para hacer lo que hacen, y sólo la gente perversa querría tergiversar una anécdota para etiquetar (la mayoría de las veces, de forma negativa) a otra persona. De hecho, ellos deben tener una razón para ser entes tan cutres. Uno puede comentar infinitamente las aventuras de terceros, pero de ahí a decir que en base sólo de dichas aventuras X personas es tal o cual cosa, pues vaya que hay distancia. Conozco gente que me dan mucho material, pero siempre me guardo de contar las anécdotas más feas precisamente porque sé que la mayoría de esas anécdotas feas guardan motivos que no son tan simples de explicar y que, en general, sólo dejan en claro que todas las personas están al merced de cometer errores. Algunos más catastróficos que otros, claro, pero errores al fin.

VIEJASDETALLE

© Ron Mueck

 

“¡Se esta muriendo gente que antes no se moría!”

Nuevamente he sido timada. Y es que con tanto troll en internet es normal que los ingenuos y los pajeros (en los que me anoto) caigamos en asumir que las frases célebres pertenecen a quienes el recolector-anónimo-de-frases-célebres indica que son sus autores. El ejemplo más jocoso está en quienes creyeron que la frase “Si tú lo deseas puedes volar, sólo tiene confiar mucho en ti”, perteneciente al opening de Digimon, la dijo Steve Jobs. Fue muy gracioso verlo pulular y crecer hasta convertirse en una bola de nieve en donde iban adheridos todos aquellos ilusos. Pero detrás de eso, me salta la duda, ¿cuántas frases célebres pertenecen realmente a los autores indicados?

No pretendo hacer un trabajo de recolección de frases falsas, por la sencilla razón que me da paja no tengo una biblioteca ni lecturas taaaaaaan amplias como para hacer el cotejo y porque la booktuber Sputnik ya lo hizo en este video con algunas de las más conocidas. Lo que quiero es comentar el por qué creo que pasa eso, que es lo que hace a la gente creerlas de buenas a primeras, además de la flojera por averiguar la veracidad de la cita, claro. En mi caso, la cita en cuestión reza: nadie está libre de decir estupideces, lo malo es decirlas con énfasis, la cual, como se puede ver en el link, aparece como la primera de una serie de frases atribuidas a Michel de Montaigne. Por mucho tiempo, no me di la molestia de averiguar si era así realmente, en parte por pereza y en parte porque (se supone) que probervia.net es una página seria (jajaja claro que sí, campeona). Sin embargo, hoy quise averiguar a que obra pertenecía para leerla y me encontré con una sorpresa: no hay ni una sola referencia a alguna obra de Montaigne, pero sí a un pequeño artículo firmado por Manuel Bellido.

Que me dispense el sr. Bellido de no saber quien es ni que hace (no lo averigué, mis disculpas nuevamente), se ve que es una persona culta. Su artículo apunta, en gran medida a lo que he notado que abunda mucho en internet: la estupidez humana. Y es que con la masificación de internet se abrió una caja de Pandora en donde, en vez de la esparanza acurrucada tímidamente al fondo del cofré, están la cultura y el buen juicio. Quizás no sea la mejor forma de expresarlo, pero creo que se entiende. Y como señaló el sr. Bellido, nadie está libre de decir, pensar o actuar estúpidamente, pero de ahí a asumir abiertamente que la opinión de Fulanito El Idiota o Menganito El Tontito son La Opinión A Tener En Cuenta, hay una distancia de aquí a próximo planeta habitado del universo conocido. Hay bromistas que hacemos memes, algunos van más allá y los disfrazan de “motivacionales”, los que sabemos como funciona internet o, incluso sin saber como funciona internet, los que hemos leído algo más cultivador que Papelucho, 50 Sombras o El Alquimista; nos damos cuenta que es una broma o, al menos, que algo anda mal. Me pasó con mi cita mal firmada: el estilo distaba mucho de la prosa del 1500, pero la brevedad de la frase y la pereza (sobre todo la pereza) me traicionaron y sólo ahora descubrí el engaño (gracias Primate, Admin de Memes Literarios *^*).

Y las frases no son todo. He visto gente, con toda la seriedad y calor de una discusión a lo ladrillo ideológico, citando páginas de humor tipo Porlaputa y falacias ad hominem como garantías de sus argumentos. Es tristísimo de ver y leer, aunque a la larga se vuelva también gracioso, pero gracioso como el humor negro, tan negro que juega basketball (ok, no). Pero, chistes malos aparte, ya no se puede discutir de nada con altura de miras sin que venga una horda a insultar, ¡ni siquiera dar avisos de utilidad pública sin que venga alguien a burlarse o a tirarte mierda! Pero esa es otra historia para otra entrada que quizás cuente, si es que me dan ganas. xD Volviendo al tema, como declaró acertadamente Umberto Eco, “el drama de Internet es que ha promovido al tonto del pueblo como el portador de la verdad”, y quienes tenemos algo que decir, ya sea por pericia o estudios, tenemos que mordernos la lengua para no caer en la discusión absurda y rica en insultos, en donde los pelotudos ganan por experiencia.

Un espíritu de ruindad e idiotez reina en internet, y en particular en las redes sociales, de la cual las frases célebres mal firmadas es un pelo más de la cola de la tontería. Me siento mal al respecto porque, muchas veces, yo misma no soy mejor que esa gran masa, pero a diferencia de Ellos, La Masa, no soy tan ingenua (o care’raja, según sea el caso) de creer, descreer, aprobar o desaprobar en base únicamente de prejuicios y/o información infundada. Por la simple razón de saber, primero, que no soy mejor que nadie; segundo, que siempre hay alguien que sabe (de verdad) más que tú; tercero, que wikipedia no es una fuente fiable de información; cuarto, que un insulto no es un argumento; y quinto, si no sé algo, lo averiguo, y si no encuentro nada, pregunto. Entre otras cosas, claro. A veces creo que el nuevo milenio, los 2000, son la era de la primacía de la necedad, de las cabezas vacías y de los corazones duros; basta con ver como la gente prefiere dar un like a la causa siria antes que abrirle su casa a un refugiado, o creer que habrá desabastecimiento de combustible porque salía en una cadena de wassap, por ejemplo. Y me lamento haber nacido para ver esto, a pesar de que no creo tener lo suficiente como para autoproclamarme una intelectual ignorada o algunas de esas tonterías, como le pasa a algunos de mis ex-compañeros de carrera.

no patricio

Tercera universidad menos mala de Chile = Tercera mejor universidad de Chile

Al final el problema no es que haya gente hablando y actuando estúpidamente. Siempre han existido, la historia de la humanidad se sustenta, en gran medida, porque algún idiota creyó que X cosa era buena idea… y resultó que no. El verdadero problema es que la voz del imbécil está sonando demasiado fuerte y, como si fuera poco, una fracción no menor se dedica a intentar acallar a los que tratan de enmendarlo. Las instituciones tampoco ayudan, sin ir más lejos, ya vemos como son ninguneados los profesores y rebajados a niñeras (con el respeto de las niñeras, que bien sabrán lo mucho que dista su trabajo de la labor de un profesor), como los políticos hablan y votan leyes sin tener la más remota idea de lo que legislan, como los medios cubren minuto a minuto manifestaciones políticamente irrelevantes (la marcha de 13 camioneros por la moneda, la marcha de un puñado de señoras embutidas en zorros con cacerola en mano, en contraposición de las causas realmente populosas, como una educación de calidad o la despenalización del aborto, entre otras) y como las dueñas de casas juzgan en base de prejuicios mal enfundados a una cultura forjada durante milenios por lo que ven en una teleserie que, de todas formas, tiene mejor guión que cualquier otra producida en tierra latinoamericana. De eso también hablaré en otra entrada cuando me entren ganas.

Espero no haber hecho gala de magnánima estupidez. Es mi opinión basada en mi experiencia, en mi conocimiento y en el Sr. Bellido y en el Sr. Eco (con quienes estoy de acuerdo), aunque el hechode  que sea mi opinión no me justifica en absoluto en caso de estar equivocada (a diferencia de lo cree los fandom); y redactada de madrugada por anda-a-saber-que-bicho-me-picó. Pareciese que no, pero una parte de mí espera y anhela que toda esta gala de estupidez del mundo sea, en realidad, fruto de la ingenuidad antes que de la ignorancia o la falta de razonamiento. Porque, la verdad sea dicha, nadie nace sabiendo y muchas veces la gente, en especial los “no-nativos digitales”, se confían de la información olvidando que la fuente de donde proviene tiene que ser realmente fiable, como en todo artículo, opinión, noticia, investigación, cita, etc. Aún le guardaré un poco de fe a la humanidad, por las dudas, ya dicen por ahí que la esperanza es lo úlltimo que se pierde (junto con la cultura y el buen juicio, espero).

Y no más proverbia.net, ya me ha decepcionado lo suficiente por hoy. :v

Estado

otra vez esta cosa que parece estado de feisbuk

tengo algo de hambre… pero las baladas de Warlock son tan malas… pero Doro me cae bien aunque haga siempre la misma mierda… aunque todos hacen lo mismo siempre, Iron Maiden es la misma fórmula siempre, sólo que su fórmula deja más plata que la fórmula de Warlock/Doro… tengo algo de hambre… ya me queda poco para terminar el libro, si hubiese empezado realmente el 1 de agosto, quizás ya lo habría acabado… pero algún día… algún día…