Balance Desafío Lector 2016: Reading Bingo Challeger

Considerando que en los bingos nunca gano nada, debí suponer que no terminaría el Desafío. Pero, bromas aparte, no es un desafío difícil. Lo hice como única opción para seguir la dinámica, sin embargo este año tuve que trabajar y estudiar, cosa que se comió mi tiempo y energías en mayores cantidades de lo acostumbrado.

Pues bien. Intenté con todas mis fuerzas terminarlo, pero aunque leí más libros de los que salen en el Bingo (pues, de hecho, me leí la saga completa de las Narnias, pero no puse todos los Narnia), debo reconocer que faltaron papas para el kilo. De hecho, aún no termino de leer Todo Sherlock Holmes, y me queda 1 cuento para terminar El Aleph (pero lo puse igual porque uno no es ninguno muajajaj)

Pero al grano, este fue mi bingo:

reading-bingo-small-completePROGRESO D:

Tengo 2 verticales, 1 horizontal y nada diagonal. Es muy triste porque mi meta era totalmente lograble (leer toda la cartilla), sin embargo he sido trolleada por mi propia vida. No hay justificación para semejante auto-humillación, pero que más da. Los libros a medio terminar pasarán a engrosar el desafío 2017, así que quizás no sea tan malo.

Anuncios

Balance de Desafíos Lectores: Desafío 7 y 8 – Los desafíos engañosos

Son muchas lecturas para un año, pero no tantas como para sentirme agobiada; al menos para mí. Cada libro lo he disfrutado y saboreado a mi gusto, aunque quizás no le he dado mucho tiempo para asentarse adecuadamente cada uno, pero ello les abre la posibilidad de una segunda lectura. Es interesante el tema de la segunda lectura pues, cuando nos enfretamos al libro por primera vez, estamos ante el encuentro de nuestras expectativas vs. lo ofrecido por el autor, mientras que en la segunda lectura uno puede percatarse de cosas, situaciones, detalles, segundos sentidos que en la primera vez pudieron haberse pasado por alto precisamente por el constante choque entre lo que uno espera y lo que encuentra.

Siguiendo un poco con lo hecho en los entradas anteriores, quisiera evaluar a los desafíos en sí mismos como puntos de partida para buscar lecturas en el año. En esta entrada en particular, analizo los dos que faltaban para dejar de dar la lata con el asunto xD. Para evaluarlos, he considerado usar una clasificación según la dificultad, al igual que en los videojuegos, pues de eso -se supone- que se trata esto: cuán difícil resulta encontrar el libro y, según sea el caso de cada lector, terminar de leerlo, leerlo a tiempo, enteder lo que leíste, etc. Entonces, la clasificación usada será:

  • Modo Principiante: Hasta un bebé puede hacerlo sin esfuerzo.
  • Modo Fácil: Te hace mover un poco, pero tampoco se siente desafiante.
  • Modo Normal: Dificultad media, presenta un grado de desafío aceptable, pero en ningún caso te hará preocupar.
  • Modo Difícil: Necesita de tu atención y concentración, ya sea en la búsqueda de los libros necesarios para cumplir la meta, o por las lecturas en sí misma. A ratos podría quitarte el sueño.
  • Modo Pesadilla: Casi como volver a la U, pero sin certámenes. Muchos libros por buscar y muchos por leer. Probablemente el tiempo apremia, te mantiene pendiente de lo que sigue en la lista.

Desafío 7: Lee el nombre de tu blog

PROGRESO FINAL
P: Prometeo encadenado – Esquilo
U: Una llave y un camino – Magdalena Petit
T: Teseo – André Gide
E: El enfermo imaginario – Molière
A: Africanus, el hijo del cónsul – Santiago Posteguillo
R: Romancero Gitano – Federico García Lorca

E: En el camino – Jack Kerouac
S: SubSole – Baldomero Lillo

G: Gobolino, el gato de bruja – Ursula Moray Williams
R: Roverandom – J.R.R. Tolkien
A: Antología – Vicente Huidobro (editor Hugo Montes)
T: Tratado de la Elegancia – Honoré de Balzac
I: Intenciones – Oscar Wilde
S: ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? – Philip K. Dick


Lo que más me gustó de este desafío es el nombre de mi blog. xD Suena estúpido decirlo, pero es verdad. Si mi blog hubiese tenido un nombre rosita y kawaii, quizás me hubiese dado paja hacerlo, pero, por favor, es PUTEAR ES GRATIS… Me dio risa de solo pensarlo, que mente la mía. xD

Desafío en modo  Normal, fíjate en la letra y ya, ¡zas! se acabó, a menos que tu blog tenga letras poco habituales en los títulos. Igual no encontré todas las letras de manera rápida, pues por algún extraño motivo las letras que componen el nombre de mi blog no eran comunes en los títulos de mis libros (anda a saber porqué), siendo la más difícil la I, letra que no creí que me daría tantos problemas hasta que me di cuenta que no tenía ningún libro en mi biblioteca física que empezase con la susodicha. Tuve que buscar en digital y aún así tampoco fue tan fácil como creí, a decir verdad realmente no me esperaba tener que rebuscar para completar este desafío. Sería interesante repetirlo, en especial si no repito las lecturas y así volver a sufrir por alguna otra letra además de la I.

Y el tema del desafío:


Desafío 8: 14.000 páginas

PROGRESO FINAL
8898 pp./14.000 pp.


Cuando vi este desafío, lo mire a huevo. Pensé ¿sólo 14.000 páginas? No creo que sea tan difícil. Incluso pensé en subir la cantidad, pero no quise arriesgarme. Ahora me doy cuenta que hice bien. Leer 14.000 páginas no es tan sencillo como imaginé, en parte porque escogí muchos libros de pocas páginas. En ese sentido, fue un reto engañoso para mí, la prueba es que ni siquiera alcance a llegar a las 10.000 páginas.

Aunque, claro, si te lees libros de 600 páginas en donde 500 son palabrería vana y de digestión rápidas, pues este reto es pan comido. Personalmente evadí los libros largos porque habría tenido que disminuir la cantidad en pos de la calidad, y eso hubiese significado retrasarme más en los demás desafíos. Es decir, un asunto práctico. Bajo estas circunstancias, este desafío lo califico como en Modo Difícil, a menos que te vacíes el cerebro leyendo sagas juveniles, en ese caso es modo Normal. En verdad me hubiese gustado terminarlo, así que quizás lo haga de nuevo pero, como en la Teletón, pondría mi meta como mínimo en el record actual y luego intentar superarlo hasta llegar a las 14.000. Así se volvería aún más interesante el desafío, creo yo.

Y para cerrar este balance de los desafíos lectores 2015, el tema de las 14.000 páginas.

Balance de Desafíos Lectores: Desafío 4 – Libros de Colores

Sé que en realidad, queridos lectores imaginarios, a ustedes no les interesa mucho esto de los desfíos lectores, mas siento el deber moral de publicarlos luego de concluirlos, si no, para qué hacerlos en primer lugar :v . Y apelando a la prórroga de publicación de balances que me autoimpuse, hoy traigo otro desafío terminado. Pueden ir mirando los otros desafíos terminados aquí, aquí, aquí, aquí y aquí. Si quieres ver como van los demás, haz click aquí o en la imagen debajo del bueno de Bolin. ;D

Para evaluarlos, he considerado usar una clasificación según la dificultad, al igual que en los videojuegos, pues de eso -se supone- que se trata esto: cuán difícil resulta encontrar el libro y, según sea el caso de cada lector, terminar de leerlo, leerlo a tiempo, enteder lo que leíste, etc. Entonces, la clasificación usada será:

    • Modo Principiante: Hasta un bebé puede hacerlo sin esfuerzo.
    • Modo Fácil: Te hace mover un poco, pero tampoco se siente desafiante.
    • Modo Normal: Dificultad media, presenta un grado de desafío aceptable, pero en ningún caso te hará preocupar.
    • Modo Difícil: Necesita de tu atención y concentración, ya sea en la búsqueda de los libros necesarios para cumplir la meta, o por las lecturas en sí misma. A ratos podría quitarte el sueño.
    • Modo Pesadilla: Casi como volver a la U, pero sin certámenes. Muchos libros por buscar y muchos por leer. Probablemente el tiempo apremia, te mantiene pendiente de lo que sigue en la lista.

DESAFÍO 4: Libros de Colores

amarillo: En el camino – Jack Kerouac
amarillos
naranja: Cuentos. Una Selección – H.C. Andersen (seleccionado por Hans Voigt Steffensen)
naranjo
rojo: Balada de la cárcel de Reading – Oscar Wilde
rojo
rosa: Diálogos de cortesanas seguido de manual de urbanidad para jovencitas – Pierre Loüys
rosa
morado: Colmillo Blanco – Jack London
morado
azul claro: Un mundo feliz – Aldous Huxley
celeste
azul oscuro: Diez grandes cuentos chinos – Yu Ta-Fu, Lao Sheh, Lu Sin, Mao Tun (seleccionado por Poli Délano)
azul
verde claro: Romancero Gitano – Federico García Lorca
verde claro
verde oscuro: Fausto – Goethe
verde oscuro
marrón: Antología – Vicente Huidobro (editor Hugo Montes)
cafe
blanco: Mundo del fin del mundo – Luis Sepúlveda
blanco
gris: El retrato de Dorian Gray – Oscar Wilde
gris
negro: El hobbit – J.R.R. Tolkien
negro


Que puedo decir… Este fue menos fácil de lo que esperaba, en el sentido que no sabía si fijarme en el color predominante en la portada debido al color de la encuadernación en sí, o el color mayoritario en la portada. Para solucionar mi indecisión, opté por portadas lisas y/o cuya imagen de portada estuviera más o menos acorde con el color de la encuadernación. Eso redujo un poco el espectro de libros “que servían”, pero nada terrible. De hecho, se puede observar que hay algunas elecciones cuestionables, precisamente por lo que acabo de explicar, pero finalmente si al tomarlos y verlos me daba la impresión de ser tal o cual color, pues así será. En realidad, este desafío está en modo Fácil, pues, al igual que el de los libros musicales, no entraña ninguna lectura atenta del libro, sino que la búsqueda de algo superficial, en este caso, el color de la portada, el cual puede eventualmente traer reveses inesperados.

Sobre la presentación de la autora del desafío, pues nada. Justo y preciso con lo que hay que hacer y ya. Sin más vueltas, sin opiniones innecesarias, sólo la invitación a sumarse. Y aunque el agregar las fotos de los libros no estaba para nada en las reglas ni en la presentación, decidí agregarlas en plan “yo le pondrí más color”, como si el desafío no tuviera suficiente xD. Debo decir que es un desafío simpático, como el de los libros musicales, pero como ya dije, de difícil no tiene nada, quizás lo vuelva a hacer en el futuro, si el futuro me lo permite, claro está. xD

Y la canción del desafío, is here.

Balance de Desafíos Lectores 2015: Desafío 6 – Literagatos

Porque esto no se acaba hasta que se acaba, caramba, subo nuevamente un balance de desafío lector. Pueden ir mirando los otros desafíos terminados aquí, aquí, aquí y aquí. Si quieres ver como van los demás, haz click aquí o en la imagen debajo del bueno de Bolin. ;D

Para evaluarlos, he considerado usar una clasificación según la dificultad, al igual que en los videojuegos, pues de eso -se supone- que se trata esto: cuán difícil resulta encontrar el libro y, según sea el caso de cada lector, terminar de leerlo, leerlo a tiempo, enteder lo que leíste, etc. Entonces, la clasificación usada será:

    • Modo Principiante: Hasta un bebé puede hacerlo sin esfuerzo.
    • Modo Fácil: Te hace mover un poco, pero tampoco se siente desafiante.
    • Modo Normal: Dificultad media, presenta un grado de desafío aceptable, pero en ningún caso te hará preocupar.
    • Modo Difícil: Necesita de tu atención y concentración, ya sea en la búsqueda de los libros necesarios para cumplir la meta, o por las lecturas en sí misma. A ratos podría quitarte el sueño.
    • Modo Pesadilla: Casi como volver a la U, pero sin certámenes. Muchos libros por buscar y muchos por leer. Probablemente el tiempo apremia, te mantiene pendiente de lo que sigue en la lista.

DESAFÍO 6: Literagatos

PROGRESO AL 30 DE DICIEMBRE DE 2015
1.- La gata de la granja, de La granja de los animales – George Orwell.
2.- El gato montés del castillo de la Princesa Maravilla, de Una llave y un camino – Magdalena Petit
3.- Tinker, el gato de la abuela del niño Dos, de Roverandom – J.R.R. Tolkien
4.- Horace, el gato que muere en manos de J.R. Isidore, de ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? – Philip K. Dick
5.- El gato calculista de los Traveler, de Rayuela – Julio Cortázar
6.- El gato Casanova, última reencarnación animal de G.G. Casanova, de Maldito karma – David Safier
7.- Gobolino, el gato protagonista, de Gobolino, el gato de bruja – Ursula Moray Williams
8.- Zorbas, el gato protagonista, de Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar – Luis Sepúlveda
9.- La Gata Blanca o Gata de la Abuela, de El increíble mundo de Llanca – Alicia Morel
10.- Baltasar, el gato de Skippy del cuento homónimo, de Las tres hermanas (y cinco historias más)


¡GATOS! ¿Debo explicar por qué me gusta este desafío? Pues por los gatos, obvio. Son 10 gatos y, la verdad, se me vinieron varios libros a la mente que podrían tener gatos. Pero no es fácil encontrar 10 libros con 10 gatos que tengan una relativa importancia en el relato. Creo que eso es importante, aunque en el reglamento jamás se especificó ese detalle, pues si se ve un gato pasar cuyo rol es simplemente de marcador de realidad*, entonces ¿que importancia tiene?; podría no estar ahí y el relato no se vería afectado. Por eso, al menos yo, me di el trabajo de buscar gatos con alguna influencia en el relato, ya sea por lo que significan para ciertas decisiones del protagonista, como desencadenadores de ciertas circunstancias, para explicar algún punto importante, etc.

Me parece conveniente que en el reglamento se incluyera el detalle acerca de que los gatos tengan algún rol que influya en la historia. No necesariamente protagonistas, pero que sean influyentes. Sobre la cantidad, 10 gatos es un buen número, pues en realidad a menos que sean libros infantiles, encontrar gatos significativos para el relato no es algo fácil. De hecho, me fue muy gracioso realizar este desafío pues me di cuenta que la mayoria de mis libros infantiles y adolescentes giran en torno perros y cánidos en general, en donde los gatos rara vez tiene un rol primario. Esto me hizo recordar y también reflexionar sobre mis gustos de infancia, como vamos cambiando y como los libros nos influyen cuando somos niños. Supongo que tendré que leer algunos libros con gatos protagonistas para compensar xD. Respecto a la dificultad, creo que es apropiado ponerlo de modo Difícil, más que nada porque si no conoces otro gato que el El gato negro de Poe, tendrás que leerte muchos libros para encontrar algún gatito útil. Por lo demás, no sé si lo vuelva a hacer, pues no me gustaría repetir lecturas ni repetir gatos, xD, pero tampoco lo descarto.

*Debido a que no encontré en internet una explicación sucinta de lo que es un marcador de realidad en literatura, lo explicaré. Según Barthes, corresponden a detalles insignificantes en sí mismos y para la trama que producen y/o refuerzan el “efecto de realidad” que se buscan en un relato. Es habitual ver esto en autobiografías y biografías, pero también están en otro tipo de textos narrativos. Por ejemplo, si mi personaje está en un barrio muy, muy pobre, que se encuentra a junto a un puerto, y al huir de unos maleantes ve unos gatos comiendo restos de pescado, estos gatos y el acto de comerse los restos de pescado no influyen en nada si a nuestro personaje inventado lo atrapan o no los maleantes (que es relevante en la trama). En consecuencia, esos gatos podría no haberlos visto nunca y el relato seguiría igualmente su curso, pues los gatos que comen restos de pescado solo quieren enlazar la trama con lo que conocemos en la realidad, esto es, el hecho de que está en un puerto de un barrio muy pobre, pues nuestro conocimiento de mundo sobre puertos de barrios pobres nos indica que es habitual que hayan gatos (por los ratones de los barcos) abandonados que comen de lo que encuentren en la calle (por la pobreza de sus dueños), que lo más probable es que sea de pescado (por ser un puerto).

Y cierro la entrada, como siempre, con la canción del desafío. Ahí se ven.

Balance de Desafíos Lectores 2015: Desafío 1 – Desafío Curioso

Ya en el filo del acabose del año, subo nuevamente un balance de desafío lector y, espero, alcanzar a subir los demás antes del 2 de enero de 2016, fecha tope que me he dado en vista de las fiestas y demases. Aunque es necesario recordar que la fecha final sigue siendo el 31 de diciembre a las 23:59, publicar los resultados me tomará algo de tiempo por ser estas fechas algo convulsionadas, he ahí la razón de la pequeña prórroga. Por lo demás, pueden ir mirando los otros desafíos terminados aquí, aquí y aquí. Si quieres ver como van los demás, haz click aquí o en la imagen debajo del bueno de Bolin. ;D

Para evaluarlos, he considerado usar una clasificación según la dificultad, al igual que en los videojuegos, pues de eso -se supone- que se trata esto: cuán difícil resulta encontrar el libro y, según sea el caso de cada lector, terminar de leerlo, leerlo a tiempo, enteder lo que leíste, etc. Entonces, la clasificación usada será:

    • Modo Principiante: Hasta un bebé puede hacerlo sin esfuerzo.
    • Modo Fácil: Te hace mover un poco, pero tampoco se siente desafiante.
    • Modo Normal: Dificultad media, presenta un grado de desafío aceptable, pero en ningún caso te hará preocupar.
    • Modo Difícil: Necesita de tu atención y concentración, ya sea en la búsqueda de los libros necesarios para cumplir la meta, o por las lecturas en sí misma. A ratos podría quitarte el sueño.
    • Modo Pesadilla: Casi como volver a la U, pero sin certámenes. Muchos libros por buscar y muchos por leer. Probablemente el tiempo apremia, te mantiene pendiente de lo que sigue en la lista.

DESAFÍO 1: Desafío Curioso

PROGRESO AL 30 DE DICIEMBRE DE 2015
1. Libro en el que aparezca un perro : Roverandom – J.R.R. Tolkien, tenemos al protagonista el perro Roverandom y a los otros dos perros Rover (el de la Luna y el del Mar)
2. Libro que termine con la letra E: Un mundo feliz – Aldous Huxley, cito: “(…)después se detuvieron, y, al cabo de pocos segundos, giraron, con idéntica calma, hacia la izquierda: Sudsudoeste, Sur, Sudeste, Este
3. Libro con un personaje que use sombrero: El retrato de Dorian Gray – Oscar Wilde, Dorian usa sombreros, se indica especialmente en la escena en que se disfraza para ir a fumar opio al muelle.
4. Libro en el que se viaje de un continente a otro: Africanus, el hijo del cónsul – Santiago Posteguillo, viajes de África a Europa y vicecersa.
5. Libro que acabe en página impar: Ciencia Ficción Segunda Selección – Bob Leman, Kit Reed, Leo P. Kelley, Thomas Burnett Swann, Gerald Jonas, Gilbert Thomas, Robis Scott, el último cuento termina en la página 223.
6. Libro en el que un personaje use un paraguas: En el país del sol – José Juan Tablada, las “musumes” (en su traducción, “doncellas”) de Japón suelen usar paraguas y sombrillas tradicionales, hecho que el autor denota en especial cuando evoca la figura de LA musume, personaje frecuente encarnado en todas las musume con las que se encuentra en su viaje.
7. Libro en el que aparezca un gato: Una llave y un camino – Magdalena Petit, el gato montés del castillo de la Princesa Maravilla.
8. Libro en el que un personaje tenga o use una bicicleta: La granja de los animales – George Orwell, Whymper, el corredor -humano- de la granja Animal, tenía una bicicleta que usó en los primeros años que trabajó para Napoleón.
9. Libro con más de 555 páginas y menos de 666: Rayuela – Julio Cortázar, 634 páginas.
10. Libro con una flor en la portada: Doce cuentos peregrinos – Gabriel García Márquez, mi edición tiene en la portada la ilustración The Shrine de John William Waterhouse, en donde aparece una niña oliendo un ramillete de flores.
11. Libro en el que muera un personaje: Eugenia Grandet – Honoré de Balzac, una serie de muertes determinan el sino de su protagonista, desde la de su tío Guillermo hasta la de su esposo De Boufons, pasando por sus padres y otros personajes.
12. Libro con un título con más de 5 palabras: Balada de la cárcel de Reading – Oscar Wilde, 6 palabras en su título. (Para quienes no sepan, los artículos y preposiciones también son palabras.)
13. Libro que empiece con la letra A: ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? – Philip K. Dick, cito: “Auckland. Una tortuga que el capitán Cook obsequió al rey Tonga en 1777 falleció ayer…”
14. Libro en el que un personaje hable dos idiomas: El enfermo imaginario – Molière, Tomas Diafoirus habla latín, griego y francés, su idioma materno.
15. Libro con menos de 99 páginas: Cuentos. Una Selección – H.C. Andersen (seleccionado por Hans Voigt Steffensen), 70 páginas.
16. Libro en el que aparezca un pájaro: El sí de las niñas – Leandro Fernández de Moratín, se menciona la presencia del tordo de doña Irene, cuya jaula va y viene a lo largo de los actos.
17. Libro en el que un personaje sufra pesadillas: 1984 – George Orwell, Winston, a lo largo del libro, va teniendo diversos sueños y pesadillas.
18. Libro sin capítulos: Prometeo encadenado – Esquilo, transcurre en un sólo acto (que los actos vendrían a ser el equivalente de capítulos), por lo que no tiene “capítulos”, ya consta de una sola narración unitaria.
19. Libro en el que un personaje lea el periódico: Matar un ruiseñor – Harper Lee, Atticus leía el periódico todos los días.
20. Libro con un número en la portada o en el título: Diez grandes cuentos chinos – Yu Ta-Fu, Lao Sheh, Lu Sin, Mao Tun (seleccionado por Poli Délano)

Comodines
–> Libro que transcurra durante el otoño: El hobbit – J.R.R. Tolkien, si bien el viaje de Bilbo transcurre en un año con sus cuatro estaciones, la seguna mitad del libro (y del viaje) transcurre durante el otoño, por lo que considero que se puede decir que El Hobbit transcurre durante el otoño… y el verano, y menormente en invierno y primavera.
–> Libro en el que un personaje use anteojos: Ciencia Ficción Tercera Selección – Robert F. Young, Lloyd Biggle Jr., Phyllis Gotlieb, William E. Lee, Chad Oliver (seleccionado por Carlo Frabetti), el sr. Wilbings, del cuento “Y enseñar locamente”, usaba anteojos.
–> Libro con un animal en la portada: Cuentos de amor, locura y muerte – Horacio Quiroga, mi edición tiene un búho.


Bien. Como expliqué en el post de los desafíos, este tiene toda la culpa. xD Llegué al blog de la autora buscando información sobre la colección de Tolkien que LUN estaba vendiendo a precio accesible (ahora sí me acuerdo como llegué, ¡yay!), y de alguna forma terminé leyendo sobre su desafío lector. Lo leí completo, haciendo un poco oídos sordos a una de las Nico que gritaba cuán hipster (por decir lo menos) era sumarse a algo así, pero las demás Nicos la ignoraron y propusieron algo mejor: intentarlo. Y es que claro, como desafío, en realidad no planteaba una dificultad en modo Pesadilla, sino más bien en modo Normal, casi todo lo que mencionaba lo había encontrado alguna vez en un libro (a excepción, quizás, de los números de páginas y letras de inicio/final, más que nada porque no recordaba un detalle tan insignificante). Probablemente para otro tipo de lectores, este desafío debió haber sonado… desafiante, valga la redundancia, pero para mí en verdad me pareció una humorada de la cual valerme para leer por placer sin pensar en el tiempo, algo así como el empujoncito. Nada más. Y nada menos.

Sobre la presentación del desafío por la autora (quizás uno de los pocos al cual puedo hacerle este alcance, pues la mayoría no los tomé de sus blogs originales), es escueta y precisa, pero arrogante. Cito: “La idea es descubrir qué tan ingeniosos son los autores al presentar diversos elementos en sus obras.” Yo me pregunto, ¿Habrá el autor puesto a propósito ese sombrero en ese personaje para hacerlo original? ¿El autor, en un arranque de ingenio maestro, hizo que su libro terminara en página impar? ¿Con cuántos editores se habrá peleado para poder usar un animal en su portada? ¿Cuánta energía creativa debe haber utilizado para que la última palabra de su libro terminara precisamente en una E?

En verdad, decir eso es un acto de arrogancia del porte de Júpiter. ¿Que clase de lectora mediocre considera cualquiera de las consignas buscadas un acto de ingenio de parte del autor? Un autor decente creará el relato según lo que le salga de los putos huevos, lo que las musas, lo que sus propias expectativas del digan o los consejos e ideas que considere relevantes. Eso implica que tanto los personajes, sus atuendos, las palabras usadas, viajes (o ausencia de estos), etc. dependen de lo que el autor quiera contarnos; no de cuanto exprimió a las musas para demostrar cuán creativo es poniendo y re-poniedo cosas inútiles para el relato en sí. Porque, seamos honestos y honestas, las 23 consignas (incluyendo los comodines, claro está) son en su gran y amplia mayoría un puñado de superficialidades, de detalles insignificantes para el relato… a menos que, claro, en los libros que estés acostumbrado(a) a leer eso detalles sean más interesantes que la historia en sí. En consecuencia, es sumamente petulante, incluso se podría decir ignorante, de parte de la autora del blog decir que pretendamos ver que tan ingeniosos son los autores por algo tan azaroso como que el libro tenga entre 555 y 666 páginas. Si ella fuera mi alumna, le iría mal conmigo, pues es evidente que sus lecturas son superficiales y sus preferencias lectoras, de escasa profundidad. Nada inteligente podría salir de ahí.

Y que decir de las “clasificaciones”. No tengo nada en contra de las obras de Lewis Carroll, pero no se puede negar que el boom mediático que han tenido producto de la película de Tim Burton nos lleva irremediablemente hacia esa tribu urbana conocida como hipster en el mundo y shuper en Chile. Que mejor para un adolescente y adulto-joven-aún-adolescente que identificarse con los personajes de Alicia en el país de las maravillas para aparentar ser culto y alternativo. Y el café estarbuc, no olviden el estarbuc.

Antes que me acusen de cínica por haber hecho el desafío a pesar de la fuerte opinión que tengo del susodicho, quiero remitirme a los párrafos anteriores: ha tenido un fin meramente instrumental, del cual no siento que haya habido alguna clase de dificultad seria para mí. Y por eso lo hice, mas dudo que vuelva a hacer este desafío en particular, en tal caso prefiero buscar otro más incitador o yo hacer uno que esté más a mi gusto y altura. De hecho, muchos de los desafíos que he terminado antes que este me parecieron mucho más divertidos a pesar que también eran tremendamente superficiales (ejemplo: libros de colores, lee el nombre de tu blog, etc.), probablemente porque carecían del planteamiento pseudo-intelectual que se le intentó dar a este desafío en sí mismo al leer la explicación de la autora. Personalmente, no quiero parecer que recaigo toda mi mardá maligna en este desafío, pero desgraciadamente para el mismo, es el único que tomé de su blog original, por ende, no puedo saber si los otros fueron creados con la misma – voluntaria o no- altanería. Además, tampoco conozco a la autora personalmente como para decir que ella es una clase de snob petulante, pero sí afirmo que el planteamiento del desafío me dejó un regusto muy pero muy jactancioso.

Para cerrar, y siguiendo un poco el juego del desafío, he terminado como un muy digno Gato de Cheshire, gato que, por cierto, falta me hace para terminar el desafío de los Literagatos sin tener que pedirle prestado el gato negro a Poe. xD Pero bueno, eso se verá de aquí a mañana, que aún queda patria, compañeros.

PD: La canción del desafío para vuestro disfrute, a saber: Soñé que estabas justo sobre mí, de Los Tres ;)

Balance de Desafíos Lectores 2015: DESAFÍO 5 – 12 meses leyendo

Hay algunos desafíos lectores que los estoy terminando antes de fin de año. Creo que es la tercera vez que lo digo, como puede comprobarse aquí y aquí. Brevemente, os recuerdo que mi idea es ir subiendo mis balances a medida que los termine y así ahorrar jaleo :v, que en fin de año con todo esto de la navidad y el año nuevo y fin de año y blablabla no siempre queda tiempo. Obviamente, la fecha tope es el 31 de diciembre de 2015 a las 23:59, sin embargo es más práctico si voy subiendo desde ya algunas de mis impresiones. Si quieres ver como van los demás, haz click aquí o en la imagen debajo del bueno de Bolin. ;D

Para evaluarlos, he considerado usar una clasificación según la dificultad, al igual que en los videojuegos, pues de eso -se supone- que se trata esto: cuán difícil resulta encontrar el libro y, según sea el caso de cada lector, terminar de leerlo, leerlo a tiempo, enteder lo que leíste, etc. Entonces, la clasificación usada será:

    • Modo Principiante: Hasta un bebé puede hacerlo sin esfuerzo.
    • Modo Fácil: Te hace mover un poco, pero tampoco se siente desafiante.
    • Modo Normal: Dificultad media, presenta un grado de desafío aceptable, pero en ningún caso te hará preocupar.
    • Modo Difícil: Necesita de tu atención y concentración, ya sea en la búsqueda de los libros necesarios para cumplir la meta, o por las lecturas en sí misma. A ratos podría quitarte el sueño.
    • Modo Pesadilla: Casi como volver a la U, pero sin certámenes. Muchos libros por buscar y muchos por leer. Probablemente el tiempo apremia, te mantiene pendiente de lo que sigue en la lista.

DESAFÍO 5: 12 meses leyendo

PROGRESO A LA FECHA 23 DE DICIEMBRE DE 2015
Enero: leer un libro recomendado: Africanus, el hijo del cónsul – Santiago Posteguillo (recomendado por RinoaCl)
Febrero: leer una comedia: El enfermo imaginario – Molière
Marzo: leer un libro prestado: 1984 – George Orwell (prestado por Perlita Grunge)
Abril: leer un libro clásico: Prometeo encadenado – Esquilo
Mayo: leer un libro que tenga adaptación al cine: El hobbit – J.R.R. Tolkien
Junio: leer un libro regalado: Eugenia Grandet – Honoré de Balzac (regalo de Felipe Pudú)
Julio: leer un libro de un autor/a de tu país: SubSole – Baldomero Lillo
Agosto: leer un libro de más de 300 páginas: Rayuela – Julio Cortázar (634 páginas)
Septiembre: leer un e-book: Maldito karma – David Safier
Octubre: leer un libro de terror: La isla del Doctor Moreau – H. G. Wells
Noviembre: leer un libro de un autor/a japonés/a, chino/a o coreano/a: El arte de la guerra – Sun Tzu
Diciembre: leer un libro con portada de color rojo: Montaña adentro (y otros cuentos) – Marta Brunet (Mi edición es color rojo)


Me gustó bastante este desafío. Un libro para cada mes es una medida justa, poca o mucha, según el texto leído; y le da una cierta incertidumbre a tu año. Aunque no salga en las reglas, asumo que no se pueden adelantar lecturas hasta que llegue al mes en cuestión, o al menos así debería ser, de modo que debas considerar otras variables en tus elecciones además de las consignas, como la extensión y/o la “densidad” del contenido. Eso provoca que muchas veces me quede sin nada que leer para el desafío y, en consecuencia, tenga que tratar de elegir libros acordes a lo pedido y de una extensión decente para que me duren al menos 15 días. Creo que sería justo clasificarlo en modo Normal, en parte por lo ya expresado y también por las consignas elegidas, de las cuales estoy bastante conforme.

Es interesante notar que los tipos de libros pedidos en la mayoría de los meses te incitan a buscar distintos géneros e incluso a evaluar a algún hijo del marketing cinematográfico. También tiene consignas superficiales, lo cual equilibra la dificultad que podría entrañar buscar libros de un género o autor específico del cual tú no gustas, no conoces o no tienes mucho acceso. En general es un desafío equilibrado y, de los que probé, uno de los mejores planteados en comparación con los demás. :3

No tengo mucho más que agregar, salvo que es un desafío que probablemente vuelva a hacer con gusto si los planetas se alinean a mi favor. Y ahora la canción del desafío ;D

Balance de Desafíos Lectores 2015: DESAFÍO 2 – Libros musicales

Como comenté en la entrada anterior, hay algunos desafíos lectores que al parecer los terminaré antes de fin de año. Entonces, mi idea es ir subiendo mis balances a medida que los termine y así ahorrar jaleo :v . Obviamente, la fecha tope es el 31 de diciembre de 2015 a las 23:59, sin embargo es más práctico si voy subiendo desde ya algunas de mis impresiones. Si quieres ver como van los demás, haz click aquí o en la imagen debajo del bueno de Bolin. ;D

Para evaluarlos, he considerado usar una clasificación según la dificultad, al igual que en los videojuegos, pues de eso -se supone- que se trata esto: cuán difícil resulta encontrar el libro y, según sea el caso de cada lector, terminar de leerlo, leerlo a tiempo, enteder lo que leíste, etc. Entonces, la clasificación usada será:

  • Modo Principiante: Hasta un bebé puede hacerlo sin esfuerzo.
  • Modo Fácil: Te hace mover un poco, pero tampoco se siente desafiante.
  • Modo Normal: Dificultad media, presenta un grado de desafío aceptable, pero en ningún caso te hará preocupar.
  • Modo Difícil: Necesita de tu atención y concentración, ya sea en la búsqueda de los libros necesarios para cumplir la meta, o por las lecturas en sí misma. A ratos podría quitarte el sueño.
  • Modo Pesadilla: Casi como volver a la U, pero sin certámenes. Muchos libros por buscar y muchos por leer. Probablemente el tiempo apremia, te mantiene pendiente de lo que sigue en la lista.

DESAFÍO2: Libros musicales

3e10a-libros_musicalesPROGRESO A LA FECHA 28 DE OCTUBRE DE 2015
Do: Mundo del fin del mundo – Luis Sepúlveda
Re: El retrato de Dorian Gray – Oscar Wilde
Mi: Una llave y un camino – Magdalena Petit
Fa: Historias de Cronopios y Famas – Julio Cortázar
Sol: En el país del sol – José Juan Tablada
La: La granja de los animales – George Orwell
Si: El de las niñas – Leandro Fernández de Moratín
C: Africanus, el hijo del cónsul – Santiago Posteguillo
D: Diez grandes cuentos chinos – Yu Ta-Fu, Lao Sheh, Lu Sin, Mao Tun (seleccionado por Poli Délano)
E: Roverandom – J.R.R. Tolkien
F: Fausto – Goethe
G: Romancero Gitano – Federico García Lorca
A: El enfermo imaginario – Molière
B: El hobbit – J.R.R. Tolkien

Número de libros re-leídos: 4 (El retrato de Dorian Gray, Una llave y un camino, El sí de las niñas, El enfermo imaginario)


Este desafío, la verdad, lo encontré entretenido pues exigía buscar en los títulos, los cuales reconozo que no les presto la atención suficiente. De no ser porque puse la notación americana, me habría demorado menos, sin embargo, lo sigo considerando de modo Fácil yendo a Principiante. Es un desafío que nada tiene que ver con la lectura en sí misma, si no que con los títulos, lo cual amplía en infinito el espectro de libros.

Al ver el desempeño del blog donde lo tomé, noté que algunas veces usó medias sílabas en vez de sílabas completas, es decir, qque usó títulos en inglés y separó las sílabas según conveniencia, por ejemplo, Red (de rojo) es una sílaba, por lo tanto no podría usarla para representar la nota Re. Claramente hay un vacío en el reglamento xD, que nos pone en desventaja a los demás participantes, ya cada idioma tiene una separación silábica diferente. Procuraré corregirlo en la explicación del próximo año independiente de lo que hagan en otros blogs, pues no me gustan los vacíos legales con sabor a trampa. Básicamente, habrá que decidir si se usa el título en su idioma original (en cuyo caso debería guiarse por la separación silábica que se usa para el idioma en cuestión) o en español, y por lo tanto, usando las sílabas del español (lo cual implica no separar diptongos, por ejemplo).

No hay mucho más que decir sobre este desafío. En realidad es un desafío aburrido, al menos por sí solo, pero si se hace en compañía de otros desafíos, es un excelente condimento. Por eso creo que sí, volveré a hacer este desafío más que nada por lo simpático que lo encuentro, pues si fuera por su grado de retador, hasta el desafío curioso es mejor.

Y para cerrar, la canción del desafío :3