Audio

“Y me verás caer en La Ciudad de La Furia”

Carta abierta a ellos, que saben muy bien lo que hicieron.

¿Por qué tendría yo que recibirlos aquí? Me pregunto.

¿Por qué tendría yo que preocuparme por lo que les pasa? Me pregunto.

¿Por qué tendría yo que sentirme halagada por sus saludos? Me pregunto. Por sus saludos falsos llenos de veneno y cizaña, porque tendría que recibir sus abrazos llenos de ponzoña. Me pregunto.

No es un asunto de rencor, simplemente no olvido. No es un asunto de perdón, pues nunca me lo han pedido, ni a mí ni a mi madre. No es un asunto de odio, porque no se puede odiar a lo que no existe. Para mí ellos están muertos, y andar odiando a los muertos es muy mala leche.

No es un asunto de rencor, simplemente no olvido. Puedo saludarlos, puedo recibir sus abrazos llenos de falso aprecio para mantener la armonía familiar, pero todo ese tósigo se queda con ellos, porque yo no olvido y porque ellos ya no existen para mí.

Mi madre es misericordiosa: os ha perdonado sin que ninguno de ustedes nunca se lo haya pedido. De hecho, no se merecen el perdón de mi madre, que es más sabio que sus cianuros. Ni Dios los mira con la misericordia con la que mi madre lo hace. Pero ella tampoco olvida.

Si me pidieran perdón, no se los daría, porque no sirve de nada. ¿Los platos rotos se rehacen con perdón? ¿El tiempo vuelve atrás con una disculpa? Nada cambiaría con un perdón, algo que, por cierto, ellos no quieren. Porque a pesar de haber hecho daño vienen como si nada hubiese pasado, con sus conciencias limpias como bebés. ¿Porqué habría de darles perdón si no lo necesitan?

No es un asunto de rencor. Simplemente no olvido. Simplemente no son nadie para mí. Y les escribo para dejarlos definitivamente atrás con sus cicutas. No hay ninguna puerta abierta para ustedes aquí.

En la ciudad de la furia – Soda Stereo

Anuncios
Estado

otra vez esta cosa que parece estado de feisbuk

tengo algo de hambre… pero las baladas de Warlock son tan malas… pero Doro me cae bien aunque haga siempre la misma mierda… aunque todos hacen lo mismo siempre, Iron Maiden es la misma fórmula siempre, sólo que su fórmula deja más plata que la fórmula de Warlock/Doro… tengo algo de hambre… ya me queda poco para terminar el libro, si hubiese empezado realmente el 1 de agosto, quizás ya lo habría acabado… pero algún día… algún día…

Vídeo

Mucho cuidado con los cocodrilos

De pequeña creía que mi única amiga que me visitaba los fines de semana sería la gran amiga que tendría. Sin embargo, desde entonces he tenido muchas “grandes amigas”.
Ahora comprendo que las únicas Grandes Amigas y Grandes Amigos son los que se han quedado, porque los que se fueron o los que abandoné en el camino, sólo fueron compañeros de ruta.
No obstante, eventualmente hay algún momento en que pienso en algunos de los que no están, y con el tiempo termino repasándolos a todos. Pero siempre regreso a los que se quedaron para tomar un helado, un té o un café con galletas. Porque ellos son los únicos amigos que realmente me esperan.

Tú por mí
Christina y Los Subterráneos
Que me parta un rayo (1991)

Hace tiempo tuve una amiga
a la que quería de verdad.
Una princesa que andaba a dos pasos
de sus zapatos de cristal

Compartíamos una casa
al otro lado de la ciudad
Le hicimos un sitio a mi mala suerte
y a sus pocas ganas de acertar.

Tú por mí, yo por ti.
Iremos juntas donde haya que ir.
Tú por mí, yo por ti.
Iremos juntas sólo por ir.

Un día oscuro nos dio por andar
donde los malos tiran y dan
y siempre hay alguno con porquerías
siempre hay un día que levantar.

Mucho cuidado con los cocodrilos
viene despacio y nunca los ves.
Se la comieron sonriendo tranquilos
yo me di cuenta y me fui por pies.

Tú por mí, yo por ti.
Iremos juntas donde haya que ir.
Tú por mí, yo por ti.
Iremos juntas sólo por ir.

Pienso en ti, donde estés
y si vuelves alguna vez
Nos reiremos de este mal sueño
con una taza de café.

Yo que estuve en el lado salvaje
digo que nunca pienso volver
Hasta Lou Reed se pasea con traje
y llama a su novia desde el hotel

Tú por mí, yo por ti.
Iremos juntas donde haya que ir.
Tú por mí, yo por ti.
Iremos juntas sólo por ir.

De no saber que escribir

Pues eso. No se que escribir de entrada por estos lares. Quizás algunas reflexiones aleatorias (para no usar en anglicismo de moda random); de modo que, por una parte, recupere el hábito de escribir, y por el otro, ustedes, queridos lectores imaginarios, de leerme.


Reflexión 1: Un nuevo escritorio
Tengo un escritorio nuevo, made in China como casi todo lo que venden en este país. Es más grande de lo que imaginé, pero me permite tener un escritorio para todo, y no tener que usar dos, como lo hacía antes. Es cómodo y estiloso, creo que valió todos los malos ratos que me ha hecho pasar desde que lo compramos y, espero, sean los últimos, pues es un mueble bonito y bastante firme.


Reflexión 2: De la seriedad de los blogs
Mientras más sapeo blogs de todo ámbito, más me convenzo de una cosa: los blogs serios no existen. Si tu web es seria, eres una revista literaria online o un escritor con plata o al menos con más plata que yo, lo cual no es muy difícil que digamos… Cualquier otro caso de intento de seriedad se ve opacado por el hecho de no ser una revista ni una escritor “con plata”. Me explico. ¿Cómo…CÓMO pretenden que considere serio un blog donde una persona opina sobre cosas que le interesan sin mayor atisbo de objetividad o, al menos, academia que le respalde? Aunque sea conocimiento de pregrado, autodidacta, escolar, wikipedia por último… ¿pero sin un respaldo? Me dirán academicista, pero es que carajo, una opinión seria tiene fundamentos serios. Lo demás tiene tanto peso como lo que estoy haciendo ahora xD.
Pero, bueno, es lo que yo haría: Si me pusiera a hacer reviews (de lo que sea, que eso no tiene nada que ver) o ponerme a recomendar o a interpretar cosas o directamente a escribir cual artista… nadie dice que no puedes hacerlo, pero es bueno tener presente que eso no te hace “serio”, pues al menos si yo hiciera esas cosas, buscaría respaldos bibliográficos o linkgráficos de peso en lo posible (en el caso de los reviews, las interpretaciones e incluso de las recomendaciones)  para que mis palabras sean realmente serias, y no meras opiniones, que para opinar cualquiera (algunos ejemplos de trabajos así tengo aquí y aquí en el blog). En el caso de las creaciones, mientras sepas que ningún copyright te proteje y que a lo máximo que puedes aspirar es a Creative Commons, puedes creerte todo lo serio que quieras. Pero si te plagian, no llores después.
En conclusión, creo que los blogs son como cuadernos virtuales, donde escribes lo que te plazca, por lo que el tema de la seriedad es una estupidez. Pero claro, es mi opinión. xD


Reflexión 3: Libros
La fortuna y el buen tino me han llevado a encontrar gangas de libros. Aunque mi lista de por leer engruese notoriamente, es maravilloso poder comprar literatura en su precio justo SIN ESE PUTO 19% DE ROBO A LA CULTURA. Son libros usados en su mayoría, pero en buenas condiciones y a excelente precio, ¿cómo no resistirme? Mis arcas sufren. Mucho. La pobreza me amenaza, me siento una despilfarradora cesante, pero estúpidamente feliz feliz~~ alegre alegre~~


Reflexión 4: Season of the Witch – Donovan

When I look out my window
Many sights to see
And when I look in my window
So many different people to be

That it’s strange, so strange
You’ve got to pick up every stitch
You’ve got to pick up every stitch
You’ve got to pick up every stitch
Mmm-mm-mmm, must be the season of the witch
Must be the season of the witch, yeah
Must be the season of the witch

When I look over my shoulder
What do you think I see ?
Some other cat looking over
His shoulder at me

And he’s strange, sure he’s strange
You’ve got to pick up every stitch
You’ve got to pick up every stitch, yeah
Beatniks are out to make it rich
Oh no, must be the season of the witch
Must be the season of the witch, yeah
Must be the season of the witch

You’ve got to pick up every stitch
The rabbit’s running in the ditch
Beatniks are out to make it rich
Oh no, must be the season of the witch
Must be the season of the witch
Must be the season of the witch
Where’d I go?

When I look out my window
What do you think I see?
And when I look in my window
So many different people to be

It’s strange, sure it’s strange
You’ve got to pick up every stitch
You’ve got to pick up every stitch
Two rabbits running in the ditch
Oh no, must be the season of the witch
Must be the season of the witch, yeah
Must be the season of the witch

Where’d I go?
Where’d I go?

ARTISTA: Donovan
ESCRITA POR: Macleod, Colin David
ÁLBUM: The Essential Donovan
TRACK 19

darkness, my old friend

Pasar del día a la noche a veces parece un espacio de tiempo ambiguo. No sé bien por qué, aunque sí estoy segura que detrás de ello hay un algo medio paranoico, medio triste, medio cansado. Se parece al agobio pero sin estrés. Es como la melancolía pero sin belleza. Es como la nostalgia sin el color sepia.

Por eso elegí The Sound of Silence. Pues hay algo de Silencio en todo esto. Me recuerda tarde soleadas de una jovencilla que buscaba respuestas en un mazo de cartas hechas por ella misma, medio por el cual empezó a conectarse con lo inconectable, lo inexplicable, eso que ella llamó por mucho tiempo ‘magia’.

Pero, ¿y la magia? Han pasado un poco menos de 10 años desde entonces, lo cual no es menor. Ahora no es magia. Dejó de creer en la magia, o eso es lo que ella cree. En verdad no lo sabe, si lo supiera no estaría esa pobre alma perdida pensando continuamente en ello. Ese algo místico aún la persigue, solamente que ahora ella no sabe como abordarlo.

Antes, sí, antes, tenía su mazo de tarot, sus habitualmente infructuosas seudoprácticas de meditación o algo así. Buscaba vehemente la forma que su consciencia saliera de su cuerpo y le mostrase aquellas cosas que ni dios sabe que existen. De algo le sirvió, tal vez en parte porque el Silencio, desde pequeña, siempre la abrazaba. Sólo una vez le tuvo miedo, pero de eso ni siquiera se acuerda.

Ahora ella habla de esas cosas como filosofía barata o al menos así suena. No es su intención, eso es claro, sería como decir que su mente es un mercado de cachivaches, cosa que no sólo le ofende, sino que lo abomina desde ese rincón de su alma experto en repudiar. Una pulsación extraña le dice que debe encontrar la forma de difundir toda esta majamama de… cosas. Sin embargo, ¿para qué?

Y ahora tiene casi todo. La vida es amable en este momento. Me pregunto cuánto durará, todo lo que sube tiene que bajar, y mientras más alto, más dura es la caída. Así que, si soy sabia, no debería entusiasmarme, pero tampoco vale la pena pasar el rato a medio reír y a medio llorar solamente porque tarde o temprano todo acabará. El juego hay que disfrutarlo, por algún ridículo motivo la vida siempre es corta, tus vivencias siempre son intensas y siempre te dejan una cruda lección que debes cocinar, comer y nutrirte con ella. Siempre hay algo que debes aprender.

Entonces, ¿por qué? Esa es mi única pregunta, la eterna sin respuesta, la que nadie quiere responder, la que está cifrada en la sustancia misma de la vida, cuyo código nacemos sabiendo y olvidamos cuando empezamos a recordar. Se me vienen muchas citas a la cabeza, a Bradbury diciendo que la vida vale la pena vivirla por ser la vida misma, a los chicos de Kamelot preguntando qué es un milagro si la vida misma no lo es. Y a Elton John disculpándose por olvidar detalles como si es verde o azul.

Y todo eso… es lo que alguna vez ella llamó magia. Sólo que ese nunca fue el termino adecuado. Tal vez el término era “vida”, esta era la que se expandía ante ella cada vez que manipulaba su tarot, esta era la que con sueños le decía quién era -realmente-, a quién busca(ba), como usar y no abusar de la suerte. Y a respetar toda la sabiduría que el Silencio te puede dar, todo lo que la Oscuridad te puede mostrar.
.
Audio

Tracklist [II]

La música crea espacios más allá de lo tangible y sus entreverados “lo que sea” que complejizan todo. Por eso esta entrada se llama “tracklist”. Midiendo el tiempo en canciones aleatorias, simplemente me puse a vomitar.

http://www.goear.com/playlist/7a220a3/tracklist-ii

No sé a propósito de qué era que tenía que sentarme a escribir una entrada o, en su defecto, un block de notas o un cuaderno -sí, lápiz y papel, a la vieja usanza. La cosa es que, luego de lidiar largamente con la impresora, mi madre, la gata, la sed, el cansancio y las goteras; por fin he podido volver a la silla del pc, no sin antes robarme una lemon de la cocina. Porque quería escribir algo, sólo eso. Ni siquiera sé bien qué.
Llevo varios segundos, sino minutos, tratando de recordar que quería decir. Pero la verdad se reduce a las ganas que tengo en este preciso instante de decir cosas, independiente de cuánto sentido tengan en realidad. La cosa es decir y decir, como en otra época, en otro espacio virtual, en otras circunstancias de la vida y, definitivamente, cuando Nico-san no existía.
En ese sentido, escuchar Within Temptation ayuda bastante, aunque sea el mini compilado del mp3. Podría poner los otros archivos del pc, pero en verdad sólo quiero escuchar los que me gustan. Jejeje, me siento como una escritora de esas que salen en las películas ambientadas en el periodo de entreguerras, que frente a una maquina de escribir -tatarabuela de los notebooks, evidentemente- y un café o una cerveza, golpeteaban las duras teclas, hoy suaves botones. Es una suave sensación, sí que sí, casi volar sin volarse.
Esta semana oficialmente estoy en clases, y me doy cuenta que no quería volver a la rutina de la Universidad. Hay muchas cosas que quiero hacer y el sólo hecho de entrar a la extravagante facu ya me quita un poco las ganas. No obstante, este año pareciese ser mi año, o así lo presiento. Ya desde los sueños extraños que tengo desde que llegué del mochileo hasta… ¿cómo decirlo? esa sensación media winner pero a la vez tan loser que a veces me siento al borde de un magnífico Forever Alone. ¡Esa puta sensación! De verdad, no tiene nombre ni sobrenombre, sólo está ahí.
Y bueh, ese no es ni el principio de los problemas, mi ego infame que sólo me hace decir YO YO YO YO YO YO YO YO YO… un mal hábito adquirido luego de compartir un año y medio con personas que lo padecen de forma crónica. Es como un cáncer que mata tu verdadero ser hasta reducirlo al pronombre de la primera persona singular. ¡Menudo coñazo! Y todo partió porque yo no me tenía fé. Ahora me tengo un poco -sólo un poco, tan poco que apenas si distingo la diferencia- un poco más de fé y el ego se me fue a lo que se conoce popularmente como la chucha de la loma. Entonces tienes que desencumbrar el volantín, rodar cuesta abajo y no dejar de aletear, todo al mismo tiempo mientras tratas de no salir de la estrecha y segura brecha que hay entre el huracán y las turbulencias.
Una gran poderosa y monumental mierda.
En fin, no es la primera vez que tengo que lidiar conmigo misma, sino, remitase a cierto tatuaje que yace en alguna parte de mi cuerpo. Y nada, ahora quiero gritar. Por suerte mañana tengo clases en la tarde, así podré huir en la mañana, hacer trámites, estudiar, dormir y ser feliz en la soledad de los castigados de la facu. Sólo faltaría el picadillo y una lemon, como la que tengo ahora a mi lado…
Conversando con Tapir, mi “madre”, le confesé que algo se rompió en mi en ese viaje -metafóricamente hablando, claro- y eso me hizo notar la mierda de persona que soy a pesar de todo. No quiero justificarme, ¡no! Lo que trato de decir es que sé cuán ‘buena‘ y cuán ‘mala‘ soy, sólo que me sorprendió darme cuenta de ello. Es como cuando notas algo obvio que siempre estuvo allí pero que nunca prestaste atención. Pero… eso.
Y si estoy aquí, frente a una pantalla, sola, confesándole mis rollos a un puñado de desconocidos que por cosas del destino, la curiosidad, la causalidad y la casualidad se tropezaron con este rincón autorizado para recibir toda clase de puteadas y descargos y comentarios de infinitos calibres; es lisa y llanamente porque soy incapaz de decirlo a la cara de nadie. Ni al teléfono ni al msn ni al mensajito de feisbuk. Nada de eso. Una entrada y ya, en cierta medida incluso es más higiénico.
Aún me queda lemon. Pensé que me quedaba menos… Y sí, así como noté lo de la lemon, así me di cuenta de mis rollos cuáticos existenciales personales psicoconspirativos y la ctm. Y lo más cuático es que hay salida… ¡Hay salida! No sólo eso, sino que casi todo lo que creía de una forma, resultó de otra. Y ahora el orden de mi mundo es un total desastre, no consigo dar pie con bola y sólo soy capaz de retroceder 10 años por lo menos y ver dragon ball hasta llorar. Sí, llorar de felicidad, emoción, tristeza y todo ese exquisito banquete de emociones que todavía me arranca la fabulosa serie de Akira Toriyama.
Uy, que me acorde de esa caca malnacida de Dragon Ball Evolution. Putos de la Fox, siempre cagándola…
Soy un poco más libre. No más aliviada, pero si más libre. Redactar estupideces como esta me ordena la cabeza, no cabe duda. El otro día leía (más) estupideces que usé para ordenar mi mente y… nada… me dan vergüenza, no entiendo como en algún momento me arrastré tanto, me dejé basurear por terceros y por mi misma. En fin, la historia de mi vida. Quizás, en mi lecho agónico, deba redactar alguna cosa que se llame “Guía de lo que usted NO debe permitir ni permitirse”. Como un libraco de autoayuda pero mejor. Cualquier cosa es mejor que un libro de autoayuda, valga decirlo… bueno, salvo Dragon Ball Evolution, el reggeton y el color rosado; que son definitiva e infinitamente peor.
Quiero soñar. Y estar ahí, entre las nubes, el lago, las estrellas y el desierto.
¡Quiero estar ahí otra vez!
Y me callo antes que sobre mi cuello se pose la traición misma. Pues ustedes, lectores, en este punto (si es que llegaron hasta aquí) ya no saben que coño estoy hablando y, bueh, tampoco pretendo aclararlo. Es personal y, bueh, hay gente que no entiende eso, cree que es llegar y abrir la boca como si abrir el corazón fuera igual de sencillo. Esa gente debe desaparecer de mi vida y la desecho, aunque suene manipulador y cínico. Pero ¿saben qué? A estas alturas del partido vivir se ha vuelto una guerra constante con la gente de mierda, rodearse de alguien que valga es tan dificil que a veces dan ganas de renunciar… que en realidad es peor aún. Bien dice Sartre que el infierno son los otros, la gente, ¡la gente! ¡la maldita gente! Si somos una plaga debería abrirse temporada de caza de humanos, igual como lo hacen con los conejos, los zorzales, los castores, y otros bicharracos.
Me queda la p de lemon. Salud.
.