Balance de Desafíos Lectores 2015: Desafío 6 – Literagatos

Porque esto no se acaba hasta que se acaba, caramba, subo nuevamente un balance de desafío lector. Pueden ir mirando los otros desafíos terminados aquí, aquí, aquí y aquí. Si quieres ver como van los demás, haz click aquí o en la imagen debajo del bueno de Bolin. ;D

Para evaluarlos, he considerado usar una clasificación según la dificultad, al igual que en los videojuegos, pues de eso -se supone- que se trata esto: cuán difícil resulta encontrar el libro y, según sea el caso de cada lector, terminar de leerlo, leerlo a tiempo, enteder lo que leíste, etc. Entonces, la clasificación usada será:

    • Modo Principiante: Hasta un bebé puede hacerlo sin esfuerzo.
    • Modo Fácil: Te hace mover un poco, pero tampoco se siente desafiante.
    • Modo Normal: Dificultad media, presenta un grado de desafío aceptable, pero en ningún caso te hará preocupar.
    • Modo Difícil: Necesita de tu atención y concentración, ya sea en la búsqueda de los libros necesarios para cumplir la meta, o por las lecturas en sí misma. A ratos podría quitarte el sueño.
    • Modo Pesadilla: Casi como volver a la U, pero sin certámenes. Muchos libros por buscar y muchos por leer. Probablemente el tiempo apremia, te mantiene pendiente de lo que sigue en la lista.

DESAFÍO 6: Literagatos

PROGRESO AL 30 DE DICIEMBRE DE 2015
1.- La gata de la granja, de La granja de los animales – George Orwell.
2.- El gato montés del castillo de la Princesa Maravilla, de Una llave y un camino – Magdalena Petit
3.- Tinker, el gato de la abuela del niño Dos, de Roverandom – J.R.R. Tolkien
4.- Horace, el gato que muere en manos de J.R. Isidore, de ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? – Philip K. Dick
5.- El gato calculista de los Traveler, de Rayuela – Julio Cortázar
6.- El gato Casanova, última reencarnación animal de G.G. Casanova, de Maldito karma – David Safier
7.- Gobolino, el gato protagonista, de Gobolino, el gato de bruja – Ursula Moray Williams
8.- Zorbas, el gato protagonista, de Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar – Luis Sepúlveda
9.- La Gata Blanca o Gata de la Abuela, de El increíble mundo de Llanca – Alicia Morel
10.- Baltasar, el gato de Skippy del cuento homónimo, de Las tres hermanas (y cinco historias más)


¡GATOS! ¿Debo explicar por qué me gusta este desafío? Pues por los gatos, obvio. Son 10 gatos y, la verdad, se me vinieron varios libros a la mente que podrían tener gatos. Pero no es fácil encontrar 10 libros con 10 gatos que tengan una relativa importancia en el relato. Creo que eso es importante, aunque en el reglamento jamás se especificó ese detalle, pues si se ve un gato pasar cuyo rol es simplemente de marcador de realidad*, entonces ¿que importancia tiene?; podría no estar ahí y el relato no se vería afectado. Por eso, al menos yo, me di el trabajo de buscar gatos con alguna influencia en el relato, ya sea por lo que significan para ciertas decisiones del protagonista, como desencadenadores de ciertas circunstancias, para explicar algún punto importante, etc.

Me parece conveniente que en el reglamento se incluyera el detalle acerca de que los gatos tengan algún rol que influya en la historia. No necesariamente protagonistas, pero que sean influyentes. Sobre la cantidad, 10 gatos es un buen número, pues en realidad a menos que sean libros infantiles, encontrar gatos significativos para el relato no es algo fácil. De hecho, me fue muy gracioso realizar este desafío pues me di cuenta que la mayoria de mis libros infantiles y adolescentes giran en torno perros y cánidos en general, en donde los gatos rara vez tiene un rol primario. Esto me hizo recordar y también reflexionar sobre mis gustos de infancia, como vamos cambiando y como los libros nos influyen cuando somos niños. Supongo que tendré que leer algunos libros con gatos protagonistas para compensar xD. Respecto a la dificultad, creo que es apropiado ponerlo de modo Difícil, más que nada porque si no conoces otro gato que el El gato negro de Poe, tendrás que leerte muchos libros para encontrar algún gatito útil. Por lo demás, no sé si lo vuelva a hacer, pues no me gustaría repetir lecturas ni repetir gatos, xD, pero tampoco lo descarto.

*Debido a que no encontré en internet una explicación sucinta de lo que es un marcador de realidad en literatura, lo explicaré. Según Barthes, corresponden a detalles insignificantes en sí mismos y para la trama que producen y/o refuerzan el “efecto de realidad” que se buscan en un relato. Es habitual ver esto en autobiografías y biografías, pero también están en otro tipo de textos narrativos. Por ejemplo, si mi personaje está en un barrio muy, muy pobre, que se encuentra a junto a un puerto, y al huir de unos maleantes ve unos gatos comiendo restos de pescado, estos gatos y el acto de comerse los restos de pescado no influyen en nada si a nuestro personaje inventado lo atrapan o no los maleantes (que es relevante en la trama). En consecuencia, esos gatos podría no haberlos visto nunca y el relato seguiría igualmente su curso, pues los gatos que comen restos de pescado solo quieren enlazar la trama con lo que conocemos en la realidad, esto es, el hecho de que está en un puerto de un barrio muy pobre, pues nuestro conocimiento de mundo sobre puertos de barrios pobres nos indica que es habitual que hayan gatos (por los ratones de los barcos) abandonados que comen de lo que encuentren en la calle (por la pobreza de sus dueños), que lo más probable es que sea de pescado (por ser un puerto).

Y cierro la entrada, como siempre, con la canción del desafío. Ahí se ven.

Anuncios