Estado

Besitos en los mofletes ahahahaha

Mirando mi blog y releyendo algunas entradas antiguas, además de reírme de mis propias tonterías, noté que muchas de mis entradas tenían “me gusta” por otros bloggers, varios que reconocí porque sé que me siguen y porque yo los sigo y así nos seguimos en la infinita ruleta del seguimiento (?). Entonces, en medio de esta madrugada surgió en mí una interrogante de angustia sardónica…

En la buena onda, ¿porqué? xD

Igual se agradece que mis lectores imaginarios no sean tan imaginarios, siempre es bienvenido un “me gusta” en alguna de mis weas. <3 Aunque reconozco que, cuando el analitics acusa más de cinco visitas en un día, me siento espiada… pero en el buen sentido. (si es que eso existe)

Besitos en los mofletes a todos mis lectores imaginarios ~~

(?)

Vídeo

The words of the prophets are written on the subway walls and tenement halls and whispered in the sounds of silence

Hello darkness, my old friend,
I’ve come to talk with you again,
Because a vision softly creeping,
Left its seeds while I was sleeping,
And the vision that was planted in my brain
Still remains
Within the sound of silence.

In restless dreams I walked alone
Narrow streets of cobblestone,
‘Neath the halo of a street lamp,
I turned my collar to the cold and damp
When my eyes were stabbed by the flash of a neon light
That split the night
And touched the sound of silence.

And in the naked light I saw
Ten thousand people, maybe more.
People talking without speaking,
People hearing without listening,
People writing songs that voices never share
And no one dared
Disturb the sound of silence.

“Fools,” said I, “You do not know.
Silence like a cancer grows.
Hear my words that I might teach you.
Take my arms that I might reach you.”
But my words like silent raindrops fell
And echoed in the wells of silence

And the people bowed and prayed
To the neon god they made.
And the sign flashed out its warning
In the words that it was forming.
And the sign said, “The words of the prophets are written on the subway walls
And tenement halls
And whispered in the sounds of silence.”

THE SOUND OF SILENCE
Simon & Garfunkel
Cover by Disturbed

Del pelambre, brevemente.

He estado pensado en un hecho que es, a lo menos, curioso. Ellos, la gente, tienen la lengua muy afilada y, a pesar que el pelambre es una institución de la cual disfruto y también me cuido dentro de lo posible (el que no ha pelado y no ha sido pelado que lancé el primer pelambre… xD), creo que hay una distancia bastante ENORME entre comentar a hurtadillas las andanzas de fulano y mengano y creer que fulano y mengano son tal y cual cosa sólo en base de las apariencias de sus actos. Y quiero ser bien enfática en la palabra Apariencia pues, si bien nuestros actos pueden definirnos en gran medida, tampoco es que podamos juzgar a una persona sólamente en base a ellos. Las personas somos una red compleja, todos algunas vez han debido hacer algo que no desean por razones poderosas, o nos hemos equivocado y hemos hecho estupideces. Juzgar no es tan simple.

Creo que las personas de juicio fácil son, probablemente, las menos confiables. Son el tipo de persona que no tarda en etiquetarte y tratarte en base de esa etiqueta a pesar que, si alguna vez se toman la molestia de preguntarte o alguien más lo hace en su presencia, se enteran de la razón de porqué ocurrió tal y cual cosa, lo ignoran o lo toman como alguna clase de excusa. La pregunta es además de ¿por qué?, ¿Por qué el hecho va tener más peso argumentativo que a explicación del hecho? Y claro, hay mucha gente que usa excusas para justificar sus tonterías o faltas de tino, pero pongamos un ejemplo: Fulanito comió mucho, pero de pronto le sirvieron un bajativo en específico que le hizo sentir super mal y fue a vomitar al baño. Mengano trata a Fulanito de borracho incurable por esta anécdota, a pesar que Fulanito explicó que el trago le hizo sentirse horrible debido a sus problemas estomacales. Mengano sabe que Fulanito sufre problemas estomacales, sabe que ha visto al doctor por eso y que también debe medicarse de vez en cuando por la misma razón. Sin embargo, Mengano sigue afirmando que Fulanito es un borracho incurable a raíz de tal anécdota. Entonces, visto objetivamente es que, sí, Fulanito no debió beber el bajativo, pero eso no lo hace un borracho incurable, más aún si Mengano sabe la verdadera razón de los vómitos. En consecuencia, tenemos que Mengano es el amigo de mierda. xD

Yo personalmente me esfuerzo en no juzgar a la gente en base a sus andanzas sin conocerla, pues no me parece justo. Las personas siempre tienen razones para hacer lo que hacen, y sólo la gente perversa querría tergiversar una anécdota para etiquetar (la mayoría de las veces, de forma negativa) a otra persona. De hecho, ellos deben tener una razón para ser entes tan cutres. Uno puede comentar infinitamente las aventuras de terceros, pero de ahí a decir que en base sólo de dichas aventuras X personas es tal o cual cosa, pues vaya que hay distancia. Conozco gente que me dan mucho material, pero siempre me guardo de contar las anécdotas más feas precisamente porque sé que la mayoría de esas anécdotas feas guardan motivos que no son tan simples de explicar y que, en general, sólo dejan en claro que todas las personas están al merced de cometer errores. Algunos más catastróficos que otros, claro, pero errores al fin.

VIEJASDETALLE

© Ron Mueck

 

El único desafío lector del 2016 (y me dejo de joder con el temita)

Extraído desde Palabras que vuelan, este desafío se llama Reading Bingo Challenger. Como es algo viejito, el link original de Penguin House ya no existe, sin embargo, en un esfuerzo de producción traigo el desafío para hacer algo este año que promete ser muy atareado.

¿En qué consiste? Pues en rellenar la cartilla del bingo con lecturas.

¿Cómo jugarlo? Leyendo xD, aunque cabe mencionar que puede jugarse en 2 modalidades: la primera es Modo Normal y el segundo es Modo Young Adult (o Modo pendejas unicornias “únicas y diferentes”, como prefiero llamarlo).

¿Cuál es el objetivo? Llenar la cartilla y leer, obviamente. Ahora, cómo rellenas la plantilla definirá la dificultad:
– Principiante – 5 libros: leer una línea (ya sea vertical, horizontal o diagonal)
– Avanzado – 16 libros: leer las cuatro líneas exteriores
– Experto – 24 libros: leer todo el cartón

¿Cómo lo voy a jugar? En Modo Normal, Dificultad Experto, que si no me aburro.

¿Algo que agregar? Sí. Aunque no se menciona nada en el blog donde lo saqué (ya que el post original no existe) agregaré como reglamento no repetir libros, pues personalmente creo que la idea de los desafíos de lectura es proporcionar un empujón que nos lleve a leer cosas variadas. Para quedarte con lo de siempre, mejor ni intentes.

Reading-Bingo-small

PROGRESO D:

Y para seguir la costumbre, a este desafío hay que ponerle un tema. Ahí va.

Balance de Desafíos Lectores: Desafío 7 y 8 – Los desafíos engañosos

Son muchas lecturas para un año, pero no tantas como para sentirme agobiada; al menos para mí. Cada libro lo he disfrutado y saboreado a mi gusto, aunque quizás no le he dado mucho tiempo para asentarse adecuadamente cada uno, pero ello les abre la posibilidad de una segunda lectura. Es interesante el tema de la segunda lectura pues, cuando nos enfretamos al libro por primera vez, estamos ante el encuentro de nuestras expectativas vs. lo ofrecido por el autor, mientras que en la segunda lectura uno puede percatarse de cosas, situaciones, detalles, segundos sentidos que en la primera vez pudieron haberse pasado por alto precisamente por el constante choque entre lo que uno espera y lo que encuentra.

Siguiendo un poco con lo hecho en los entradas anteriores, quisiera evaluar a los desafíos en sí mismos como puntos de partida para buscar lecturas en el año. En esta entrada en particular, analizo los dos que faltaban para dejar de dar la lata con el asunto xD. Para evaluarlos, he considerado usar una clasificación según la dificultad, al igual que en los videojuegos, pues de eso -se supone- que se trata esto: cuán difícil resulta encontrar el libro y, según sea el caso de cada lector, terminar de leerlo, leerlo a tiempo, enteder lo que leíste, etc. Entonces, la clasificación usada será:

  • Modo Principiante: Hasta un bebé puede hacerlo sin esfuerzo.
  • Modo Fácil: Te hace mover un poco, pero tampoco se siente desafiante.
  • Modo Normal: Dificultad media, presenta un grado de desafío aceptable, pero en ningún caso te hará preocupar.
  • Modo Difícil: Necesita de tu atención y concentración, ya sea en la búsqueda de los libros necesarios para cumplir la meta, o por las lecturas en sí misma. A ratos podría quitarte el sueño.
  • Modo Pesadilla: Casi como volver a la U, pero sin certámenes. Muchos libros por buscar y muchos por leer. Probablemente el tiempo apremia, te mantiene pendiente de lo que sigue en la lista.

Desafío 7: Lee el nombre de tu blog

PROGRESO FINAL
P: Prometeo encadenado – Esquilo
U: Una llave y un camino – Magdalena Petit
T: Teseo – André Gide
E: El enfermo imaginario – Molière
A: Africanus, el hijo del cónsul – Santiago Posteguillo
R: Romancero Gitano – Federico García Lorca

E: En el camino – Jack Kerouac
S: SubSole – Baldomero Lillo

G: Gobolino, el gato de bruja – Ursula Moray Williams
R: Roverandom – J.R.R. Tolkien
A: Antología – Vicente Huidobro (editor Hugo Montes)
T: Tratado de la Elegancia – Honoré de Balzac
I: Intenciones – Oscar Wilde
S: ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? – Philip K. Dick


Lo que más me gustó de este desafío es el nombre de mi blog. xD Suena estúpido decirlo, pero es verdad. Si mi blog hubiese tenido un nombre rosita y kawaii, quizás me hubiese dado paja hacerlo, pero, por favor, es PUTEAR ES GRATIS… Me dio risa de solo pensarlo, que mente la mía. xD

Desafío en modo  Normal, fíjate en la letra y ya, ¡zas! se acabó, a menos que tu blog tenga letras poco habituales en los títulos. Igual no encontré todas las letras de manera rápida, pues por algún extraño motivo las letras que componen el nombre de mi blog no eran comunes en los títulos de mis libros (anda a saber porqué), siendo la más difícil la I, letra que no creí que me daría tantos problemas hasta que me di cuenta que no tenía ningún libro en mi biblioteca física que empezase con la susodicha. Tuve que buscar en digital y aún así tampoco fue tan fácil como creí, a decir verdad realmente no me esperaba tener que rebuscar para completar este desafío. Sería interesante repetirlo, en especial si no repito las lecturas y así volver a sufrir por alguna otra letra además de la I.

Y el tema del desafío:


Desafío 8: 14.000 páginas

PROGRESO FINAL
8898 pp./14.000 pp.


Cuando vi este desafío, lo mire a huevo. Pensé ¿sólo 14.000 páginas? No creo que sea tan difícil. Incluso pensé en subir la cantidad, pero no quise arriesgarme. Ahora me doy cuenta que hice bien. Leer 14.000 páginas no es tan sencillo como imaginé, en parte porque escogí muchos libros de pocas páginas. En ese sentido, fue un reto engañoso para mí, la prueba es que ni siquiera alcance a llegar a las 10.000 páginas.

Aunque, claro, si te lees libros de 600 páginas en donde 500 son palabrería vana y de digestión rápidas, pues este reto es pan comido. Personalmente evadí los libros largos porque habría tenido que disminuir la cantidad en pos de la calidad, y eso hubiese significado retrasarme más en los demás desafíos. Es decir, un asunto práctico. Bajo estas circunstancias, este desafío lo califico como en Modo Difícil, a menos que te vacíes el cerebro leyendo sagas juveniles, en ese caso es modo Normal. En verdad me hubiese gustado terminarlo, así que quizás lo haga de nuevo pero, como en la Teletón, pondría mi meta como mínimo en el record actual y luego intentar superarlo hasta llegar a las 14.000. Así se volvería aún más interesante el desafío, creo yo.

Y para cerrar este balance de los desafíos lectores 2015, el tema de las 14.000 páginas.

Balance de Desafíos Lectores: Desafío 4 – Libros de Colores

Sé que en realidad, queridos lectores imaginarios, a ustedes no les interesa mucho esto de los desfíos lectores, mas siento el deber moral de publicarlos luego de concluirlos, si no, para qué hacerlos en primer lugar :v . Y apelando a la prórroga de publicación de balances que me autoimpuse, hoy traigo otro desafío terminado. Pueden ir mirando los otros desafíos terminados aquí, aquí, aquí, aquí y aquí. Si quieres ver como van los demás, haz click aquí o en la imagen debajo del bueno de Bolin. ;D

Para evaluarlos, he considerado usar una clasificación según la dificultad, al igual que en los videojuegos, pues de eso -se supone- que se trata esto: cuán difícil resulta encontrar el libro y, según sea el caso de cada lector, terminar de leerlo, leerlo a tiempo, enteder lo que leíste, etc. Entonces, la clasificación usada será:

    • Modo Principiante: Hasta un bebé puede hacerlo sin esfuerzo.
    • Modo Fácil: Te hace mover un poco, pero tampoco se siente desafiante.
    • Modo Normal: Dificultad media, presenta un grado de desafío aceptable, pero en ningún caso te hará preocupar.
    • Modo Difícil: Necesita de tu atención y concentración, ya sea en la búsqueda de los libros necesarios para cumplir la meta, o por las lecturas en sí misma. A ratos podría quitarte el sueño.
    • Modo Pesadilla: Casi como volver a la U, pero sin certámenes. Muchos libros por buscar y muchos por leer. Probablemente el tiempo apremia, te mantiene pendiente de lo que sigue en la lista.

DESAFÍO 4: Libros de Colores

amarillo: En el camino – Jack Kerouac
amarillos
naranja: Cuentos. Una Selección – H.C. Andersen (seleccionado por Hans Voigt Steffensen)
naranjo
rojo: Balada de la cárcel de Reading – Oscar Wilde
rojo
rosa: Diálogos de cortesanas seguido de manual de urbanidad para jovencitas – Pierre Loüys
rosa
morado: Colmillo Blanco – Jack London
morado
azul claro: Un mundo feliz – Aldous Huxley
celeste
azul oscuro: Diez grandes cuentos chinos – Yu Ta-Fu, Lao Sheh, Lu Sin, Mao Tun (seleccionado por Poli Délano)
azul
verde claro: Romancero Gitano – Federico García Lorca
verde claro
verde oscuro: Fausto – Goethe
verde oscuro
marrón: Antología – Vicente Huidobro (editor Hugo Montes)
cafe
blanco: Mundo del fin del mundo – Luis Sepúlveda
blanco
gris: El retrato de Dorian Gray – Oscar Wilde
gris
negro: El hobbit – J.R.R. Tolkien
negro


Que puedo decir… Este fue menos fácil de lo que esperaba, en el sentido que no sabía si fijarme en el color predominante en la portada debido al color de la encuadernación en sí, o el color mayoritario en la portada. Para solucionar mi indecisión, opté por portadas lisas y/o cuya imagen de portada estuviera más o menos acorde con el color de la encuadernación. Eso redujo un poco el espectro de libros “que servían”, pero nada terrible. De hecho, se puede observar que hay algunas elecciones cuestionables, precisamente por lo que acabo de explicar, pero finalmente si al tomarlos y verlos me daba la impresión de ser tal o cual color, pues así será. En realidad, este desafío está en modo Fácil, pues, al igual que el de los libros musicales, no entraña ninguna lectura atenta del libro, sino que la búsqueda de algo superficial, en este caso, el color de la portada, el cual puede eventualmente traer reveses inesperados.

Sobre la presentación de la autora del desafío, pues nada. Justo y preciso con lo que hay que hacer y ya. Sin más vueltas, sin opiniones innecesarias, sólo la invitación a sumarse. Y aunque el agregar las fotos de los libros no estaba para nada en las reglas ni en la presentación, decidí agregarlas en plan “yo le pondrí más color”, como si el desafío no tuviera suficiente xD. Debo decir que es un desafío simpático, como el de los libros musicales, pero como ya dije, de difícil no tiene nada, quizás lo vuelva a hacer en el futuro, si el futuro me lo permite, claro está. xD

Y la canción del desafío, is here.